• 1

«Debemos evitar un uso indiscriminado sin control»

Dr. Carlos Escobar Cervantes Pte. Sección de Cardiología Clínica de la Sociedad Española de Cardiología (SEC)

  • «Debemos evitar un uso indiscriminado sin control»

Tiempo de lectura 4 min.

11 de septiembre de 2018. 12:54h

Comentada
Pilar Pérez 11/9/2018

ETIQUETAS

-¿Dónde está el riesgo cardiovascular de infarto o ictus que se menciona en el estudio?

-En el estudio lo que se observa es que el tratamiento con diclofenaco se asocia con un riesgo incrementado de presentar eventos cardiovasculares, y que este riesgo parece mayor al observado con otros antiinflamatorios no esteroideos. Sin embargo, hay que puntualizar que también existe un riesgo cardiovascular incrementado con el uso de otros antiinflamatorios no esteroideos, y que este riesgo aumenta con la duración del tratamiento, la dosis empleada, y esto especialmente más marcado en pacientes con patología cardiovascular previa y/o factores de riesgo cardiovascular.

-¿En qué pacientes está contraindicado?

-El tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos se debe individualizar, y sólo emplearlos cuando sean estrictamente necesario, teniendo en cuenta que aumentan tanto el riesgo de sangrado como de complicaciones cardiovasculares. Hay que ser especialmente cautos en pacientes con patología cardiovascular previa, tratando de evitar su uso en esta población, y en caso necesario, decantarse por aquellos antiinflamatorios que tienen un menor riesgo (pero que no están exentos, ya que también aumenta el riesgo cardiovascular), como el ibuprofeno, siempre durante el menor tiempo y las menores dosis posibles.

-Hay pacientes que no pueden tomar ibuprofeno y ésta es su opción, ¿cómo es la prescripción?

-En caso de que la persona no pueda tomar ibuprofeno y resulte necesario la toma de antiinflamatorios no esteroideos, como diclofenaco, habrá que emplearlo durante el menor tiempo posible y a la menor dosis requerida.

-¿Cuáles son sus «rivales» u otras opciones terapéuticas y cuáles son sus riesgos y usos habituales?

-Existen diferentes grupos farmacológicos que se emplean para el tratamiento del dolor y/o procesos inflamatorios (paracetamol, opioides, corticoides, etc.). Cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes y su uso se debe individualizar. Por ejemplo, si el paciente sólo presenta dolor, habrá que decantarse inicialmente por el paracetamol y pasar al siguiente escalón terapéutico, en caso de que no se consiga controlar. Lo mejor es que esto se realice bajo la supervisión de un médico, para evitar riesgos innecesarios.

-En 2016 ya hubo otro estudio que advertía de este riesgo, ¿es una alarma justificada o no?

-El riesgo aumentado de presentar un evento cardiovascular con el empleo de estos fármacos existe, y es conocido desde hace tiempo. Los nuevos estudios vienen a confirmar estos resultados. Lo que debemos evitar es su uso indiscriminado y sin control.

-El trabajo lo compara con ibuprofeno y naxopreno, ¿en qué pacientes estaría indicado cada uno?

-Estos fármacos también son antiinflamatorios no esteroideos. Lo que nos indica este estudio es que, en comparación con ibuprofeno y naproxeno, parece que diclofenaco se asociaría con un mayor riesgo de presentar complicaciones cardiovasculares, pero esto no quiere decir que los otros fármacos no aumenten este riesgo. Lo hacen, aunque en menor medida. Por lo tanto, cuando se prescriban, se debe hacer de la manera más racional posible.

-Como se trata de un estudio observacional, ¿qué medidas deben tomarse?

-La información que aporta es relevante, pero no está exento de poder presentar ciertos sesgos. Por ello, no hay que analizar este estudio de manera aislada, sino que hay que ponerlo en el contexto de toda la evidencia científica disponible.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs