• 1

«El 30% de los pacientes oncológicos puede tener un problema cardiovascular»

Dr. Jesús García-Foncillas / Co director de la Unidad de Cardio-Oncología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid

  • «El 30% de los pacientes oncológicos puede tener un problema cardiovascular»

Tiempo de lectura 4 min.

28 de mayo de 2018. 18:42h

Comentada
Eva S. Corada Madrid. 28/5/2018

¿Cómo surge la idea de crear una unidad de Cardio-Oncología?

Nace porque nos damos cuenta de que muchos pacientes oncológicos tienen problemas cardiovasculares que son síntomas del cáncer y acompañan al mismo proceso de la enfermedad, y con los tratamientos, muchos de los problemas cardiovasculares que tienen esos pacientes se agravan. Por ello, necesitan que, junto al cuidado y al tratamiento oncológico, y de manera paralela, haya una dedicación especializada y coordinada, trabajando completamente en equipo con los oncólogos, por parte de cardiólogos especializados.

¿Existen más unidades de este tipo en España?

Sí, en España existen más unidades así, pero son muy poquitas y están también empezando.

¿Qué porcentaje de pacientes oncológicos se encuentra con complicaciones cardiológicas?

Inicialmente, y ésta es aún una previsión muy incipiente, son más de los que pensábamos; creemos que al menos el 25-30% de los pacientes oncológicos, y también de los oncohematológicos, puede tener de forma paralela un problema cardiovascular, o desarrollar durante el proceso de la enfermedad complicaciones por estas causas.

Y ¿cuáles son las principales patologías con las que se encuentran?

Algunos de los problemas que más vemos son los coronarios, es decir, de los vasos que vascularizan el corazón, y que pueden llevar a problemas de isquemia. También vemos complicaciones de contractilidad cardiaca por toxicidad, que puede producirse a nivel del músculo cardiaco. Y finalmente, en alguna ocasión pueden activarse alteraciones a nivel del ritmo cardiaco del corazón.

¿Qué tipo de tumores y/o tratamientos son los que producen más este tipo de problemas cardiovasculares?

Aunque la lista puede ser bastante importante, quizás el foco hay que ponerlo sobre todo en un grupo de medicamentos oncológicos, las antraciclinas. En ese sentido, uno de los tumores donde con más frecuencia se utiliza este grupo de fármacos es el cáncer de mama. Al mismo tiempo, uno de los subtipos del cáncer de mama, aquel que presenta expresión positiva del HER2, se trata con fármacos específicos contra esa molécula que son medicamentos con un riesgo de cardiotoxicidad.

¿Por qué los pacientes oncológicos tienen más factores de riesgo cardiovascular?

Hay un mayor factor de riesgo cardiovascular, primero, porque se unen procesos que ocurren a la vez, y es que, junto con el crecimiento de la esperanza de vida, también aumenta la incidencia de cáncer, y con ello también hay un incremento importante de problemas vasculares que se asocian al propio mecanismo de la edad. Igualmente, la situación de estrés a la que se somete el organismo ante un proceso de tratamiento oncológico es un factor que incide en la patología cardiaca. Y, desde luego, el factor que debemos sumar a esta ecuación es la influencia de los tratamientos oncológicos que sí que producen toxicidad directa a nivel cardiaco.

¿Qué perfil de paciente es el que acude a su Unidad? Es decir ¿los seleccionan en función al riesgo de desarrollar este tipo de problemas o acuden una vez ya los presentan?

Los pacientes que vienen a la Unidad de Cardio-Oncología son, por una parte, aquellos que tienen antecedentes de problemas previos cardiovasculares; por otra, los que tienen factores de riesgo que, aunque en el momento del diagnóstico del cáncer no se traduzcan en ninguna alteración cardiovascular, hacen posible que se tenga más facilidad de desarrollar un problema de este tipo teniendo en cuenta el estrés que supone el tratamiento de un cáncer y el uso de algunos fármacos que son cardiotóxicos. Y también vienen aquellos pacientes que, sin ningún tipo de antecedente, van a recibir tratamientos que pueden ser tóxicos para el corazón o los que, sin prever que pueda haber una toxicidad o una complicación, la desarrollan.

¿Qué beneficios aporta una unidad de este tipo?

Indudablemente, cuando hay un seguimiento en tiempo real de pacientes en los que, al mismo tiempo que se controla el tratamiento oncológico se les va haciendo seguimiento de cualquier mínima alteración, esas alteraciones, que muchas veces son absolutamente sintomáticas, se anticipan meses, e incluso años, a problemas cardiacos serios. Así, lo que ponemos en marcha es un mecanismo y un proceso de protección y de anticipación con tratamientos que permiten evitar llegar a situaciones graves en patología cardiaca.

¿Cuántos pacientes han tratado desde su puesta en marcha?

Llevamos dos meses y medio aproximadamente, y en este tiempo los pacientes atendidos han ido incrementándose semana a semana, hasta el punto de que estamos ya con consultas de en torno a los 20 pacientes por día.

¿Están realizando algún ensayo clínico?

Estamos realizando mucho más que un ensayo clínico: un estudio a nivel básico donde estamos comprobando que, pacientes que han recibido de forma previa el tratamiento con quimio-radioterapia, en algunas localizaciones tienen mucha más probabilidad de desarrollar enfermedad cardiovascular que aquellos que no han recibido esas terapias. Y el efecto que puede reducir estas combinaciones de quimio-radioterapia en el aumento de riesgo de patología cardiovascular es algo muy novedoso que está recién publicado, y nosotros estamos confirmando cuáles podrían ser los tumores en los que, inicialmente, podría haber más riesgo. Y estamos evaluando el rol que tienen los tratamientos de quimio-radioterapia a nivel del cáncer de mama localizado, como también en el abordaje del de recto localizado.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs