Farmaindustria pide que el gasto en Sanidad suba al 6,5

La patronal de la industria farmacéutica entiende que una mayor inversión es necesaria para mantener el nivel de calidad logrado en nuestro sistema sanitario de salud

  • Evolución de gasto en I+D / Fuente: Farmaindustria
    Evolución de gasto en I+D / Fuente: Farmaindustria

Tiempo de lectura 4 min.

04 de diciembre de 2018. 19:17h

Comentada
Eva S. Corada Madrid. 4/12/2018

ETIQUETAS

Hasta los 1.100 millones de euros asciende la inversión de la industria farmacéutica en investigación –tanto clínica como básica– en España, lo que supone un 6% más que el año anterior, además, el sector genera el 21% de toda la I+D industrial; y las plantas de producción farmacéuticas lo hacen por valor de 15.000 millones de euros en nuestro país. Todas estas cifras, dadas a conocer por el presidente de Farmaindustria, Martín Sellés con motivo del encuentro de la patronal de la industria farmacéutica con los medios de comunicación que tuvo lugar la semana pasada en Ávila, ponen de relieve el peso incuestionable del sector, no sólo en campo sanitario sino en el marco de la economía global española.

Por ese motivo Sellés animó a todos los agentes sanitarios a pensar si es factible mantener la calidad de nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS) a largo plazo con un gasto público del 6% del Producto Interior Bruto (PIB). «Actualmente nuestro sistema sanitario es altamente eficiente. Con sólo un 6% del PIB tenemos un buen sistema público, pero es mejorable. Por eso tenemos que reflexionar sobre si esa inversión es suficiente para sostener nuestro nivel de calidad en el futuro», dijo. Porque, como recordó, en 2010 se dedicaba un 6,5%, lamentando que la Sanidad «no ha crecido al ritmo del PIB», motivo por el que «todos los agentes sanitarios han tenido que trabajar intensamente para mantener la calidad del sistema». Y es que, recordó, en los países de nuestro entorno dedican hasta el 8%. «Cuando hablamos de un punto de PIB en España representa 10.000 millones de euros. Nadie piensa que eso vaya a suceder pero, evidentemente, deberíamos reflexionar sobre si podríamos ganar una décima o dos cada año, de tal manera que en 2020 estuviéramos en el 6,5. Es una reflexión que hay que hacer», explicó Sellés. «Tenemos que ser conscientes de que la Sanidad es una prioridad para los ciudadanos. Por tanto, los presupuestos deberían estar cada vez más de acuerdo con esas prioridades de estos. Hay que seguir reflexionando al respecto. Cada vez hay más gente que piensa que deberíamos ir poco a poco hacia el 6,5 del PIB», aseveró.

Otro de los efecto de la crisis económica fue el convenio firmado con los ministerios de Sanidad y Hacienda para mantener el gasto en medicamentos innovadores en línea con el PIB y, según el cual, si el gasto farmacéutico crece más de lo que lo hará la economía española, los laboratorios farmacéuticos deberán abonar la diferencia, algo que parece sucederá este año. Aunque, como apuntó Sellés, «hasta marzo o abril no conoceremos los datos de 2018, si bien este convenio reafirma nuestro compromiso con la sostenibilidad del sistema. Es un claro ejemplo de que la industria comprendió que este acuerdo podía convenir a todos las partes. hemos podido aportar toda la innovación». «Esperamos que en la próxima semana podamos hacer un balance de ese convenio que se firma por anualidades. Estamos pendientes de conocer los resultados de los últimos dos meses del año», coincidió Humberto Arnés, secretario general de Farmaindustria quien, preguntado sobre si los laboratorios no adscritos a esta patronal deberían pagar, dijo que desconocía este supuesto pero en cualquier caso correspondía al Ministerio de Hacienda negociar, si bien, a su entender sería de justicia que también participaran en este pago. Igual que los laboratorios dedicados a fabricar medicamentos genéricos.

Terapia cart

En cuanto a las llamadas terapias avanzadas, como la denominada CART, Emili Esteve, director del departamento Técnico de la asociación, señaló que al estar ya reguladas en Europa y España de momento, «tienen suficiente regulación». Por su parte Arnés, entiende que es fundamental dar tiempo al desarrollo de estas terapias «para ver cómo evolucionan y, a partir de ahí, ver si necesitamos un tratamiento regulatorio específico o es suficiente con la que tenemos. Actualmente, aún están en fase de ensayo clínico». El director general de la patronal, además señaló que para su incorporación «se requiere una estrecha colaboración entre la industria y los centros públicos donde puedan implementarse estas terapias».

Porque, como aseguró Sellés, «la innovación nunca es problema. El problema sería que no hubiera innovación».

Ver a pantalla completa

Últimas noticias