No es país para cuerdos

La crisis de valores morales, origen de la corrupción política y económica estaba en su punto álgido, era 2012 y publiqué un artículo titulado "No es país para cuerdos". Nada ha cambiado sino a peor. Trataremos, desde aquí, de poner algo de cordura.

  • Image

Comunismo vs capitalismo

true

Sobre el autor

Jaime Rocha

Jaime Rocha (1942) ingresó en la Escuela Naval Militar de Marín en 1960, centrado gran parte de su labor profesional en la Armada, donde alcanzó su último empleo militar como Capitán de Navío del Cuerpo General, en 1993. Tras ocupar varios destinos vinculados a la Seguridad Nacional y como agregado en distintas embajadas e instituciones españolas acreditadas en el extranjero, se vinculó profesionalmente al sector privado. En el ámbito de la acción social, destacan su actual colaboración como Vicepresidente de la ONGD Madre Coraje de la que es voluntario y delegado en Cádiz. Es Secretario del Centro de Cádiz de la ACdP. Colabora desde 2008, en el Diario de Cádiz y revistas institucionales, como la de Caballeros Hospitalarios, de la que fue director.

ETIQUETAS

Hace tiempo que quería escribir este artículo para clarificar, desde mi punto de vista, ciertos estereotipos que se ha establecido en nuestras sociedades occidentales gracias al buen trabajo de algunos partidos autodenominados “progresistas”, ayudados por no pocos medios de comunicación en manos de poderes económicos extranjeros o poco democráticos, es decir tendenciosos sin paliativos.

Por mi edad y trabajos, he tenido ocasión de vivir en países a tanta distancia, no solo geográfica, como la comunista Checoslovaquia, o los capitalistas Estados Unidos de Norteamérica, también en la democrática Checoslovaquia surgida tras la caída del muro de Berlín y el desmoronamiento de los regímenes comunistas del este de Europa.

Además de conocer muy bien los regímenes dictatoriales de la Libia de Gadafi, la monarquía absolutista en Marruecos, entre otros modelos políticos por todo el mundo. Quiero decir con ello que habla más la voz de la experiencia que mis propias convicciones políticas, que ya a estas alturas todos mis lectores habituales conocen.

Por no hablar del pasado, y según mis crónicas en estas mismas páginas, podemos comparar en la renaciente Asia a Singapur y Vietnam, dictadura capitalista el primero y comunismo a ultranza el segundo. Cámaras de vigilancia por todo el país, duras penas de cárcel e incluso la pena de muerte para corruptos y narcos, 86.000 $ per cápita, el tercer centro de negocios del mundo, primer exportador de petróleo de Asia, el mayor puerto comercial del mundo, paro cero, universidades y hospitales a la cabeza del mundo en Singapur. Como contraste, miseria y suciedad en las calles de Saigón, suciedad y desorden en las embarcaciones turísticas (el turismo es la principal fuente de ingresos del país) en el rio Mekong, 1.900 $ de renta per cápita, caos urbanístico y de tráfico (no se respetan semáforos o pasos de cebra, una aventura ser peatones en Saigón), pobreza y miseria por todas partes y paro de cifras escalofriantes, eso sí, banderas rojas con la estrella amarilla se alternan cada veinticinco metros en calles y bacheadas carreteras, con las de la hoz y el martillo, en lugar de las cámaras de videovigilancia de Singapur.

Vietnam es un país con una naturaleza exuberante, los vietnamitas son abiertos, simpáticos y merecerían algo mejor que vivir del pasado, de la victoria militar contra los EEUU de Norteamérica (todos los museos son de material militar conquistado a los americanos que, curiosamente, son los turistas más numerosos). Como vi en la Libia de Gadafi y es habitual en este tipo de dictaduras, enormes vallas publicitarias del gran líder Ho Chi Minh, nuevo nombre de Saigón.

Seguramente los nuevos comunistas españoles no conocen (“ignorancia culpable”) que alemanes del este se jugaban la vida para huir del “paraíso comunista”, (que oigan con atención la letra de la magnífica canción “Libre” de nuestro añorado Nino Bravo) que tras el estruendoso fracaso económico y social del comunismo del este europeo, los comunistas italianos inventan el eurocomunismo, tratando de suavizar lo que fue una auténtica catástrofe social para millones de personas, algunos incluso convencidos de la teoría comunista del reparto social de los bienes. Que les pregunten a mis amigos checos que tuvieron la “suerte” de vivir aquella época y viven hoy en la República Checa integrada en la capitalista UE.

Ejemplos los tenemos en Hispanoamérica si vemos cómo viven y escapan los que pueden del “paraíso” venezolanos y lo contratamos con los chilenos y argentinos, por ejemplo.

Yo no digo que los regímenes democráticos, liberales y capitalistas sean perfectos. Ya lo dijo Winston Churchill en la Cámara de los Comunes el 11 de noviembre de 1947: “La democracia es el menos malo de los sistemas políticos. De hecho es la peor, excepto todas la demás formas que han sido probadas de vez en cuando”.

Lástima que nuestros jóvenes ignoren la historia mundial y de nuestro país (ninguno sabe, según una encuesta publicada recientemente, que las Filipinas fueron bautizadas así por el navegante y descubridor portugués Magallanes en honor de nuestro rey Felipe II, cuando mandaba una expedición financiada por Carlos I de España y V de Alemania). También ignoran y de qué manera la historia más reciente de nuestras dos experiencias republicanas, Claro que de eso ya se encargan los portavoces de la izquierda más rancia. Si no ¿Quién les iba a votar?

El 9 de noviembre de 1989, ya estaba en Praga, pude vivir muy de cerca la caída del muro de Berlín y la escapada masiva de alemanes del este comunista a la Alemania capitalista. Nadie puede negar los hecho d los que hay abundantes testimonios. Que no vengan ahora con historias. Eso éxito, como existieron los campos de exterminio nazis, que algunos ahora quieren negar. La verdad solo es una.

¿Hacia dónde va la economía comunista de China? ¿O de la “democrática” Rusia? (mil detenidos en la última manifestación de la oposición política a quienes niegan el derecho a presentarse a las elecciones).

A ver si nos enteramos: Lo que manda en el mundo es el dinero, aunque haya varias formas de administrarlo. Este artículo no va a gustar nada a los comunistas, lo siento y tengo amigos que militan en esa opción política. Solo que piensen de todo lo que he dicho, donde he mentido.

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias