Castilla y León clama por la plena inclusión y respeto de las personas con discapacidad

Administraciones y sociedad civil se vuelcan en el Día Internacional de este colectivo, integrado por 176.000 ciudadanos de la Comunidad, que pide más aceptación de la diversidad

El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, junto al alcalde de Olmedo, Alfonso Centeno, y el presidente de la Asociación Síndrome de Down, Manuel Velázquez, entre otros, presenta el Calendario Solidario elaborado por Asdova
El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, junto al alcalde de Olmedo, Alfonso Centeno, y el presidente de la Asociación Síndrome de Down, Manuel Velázquez, entre otros, presenta el Calendario Solidario elaborado por AsdovaLeticia Pérez (nombre del dueño)Ical

Son más de 176.000 ciudadanos de Castilla y León y quieren sentirse incluidos, una mayor comprensión y un mundo que no les aísle. Esas son las principales reivindicaciones de las personas con discapacidad, que se hicieron más fuertes ayer en la celebración de su Día Internacional.

A ellas, el Cermi autonómico quiso sumar la alarma de los datos de la soledad, «que devasta a las personas con discapacidad y que tiene rostro de mujer», ya que el 74 por ciento de los miembros de este colectivo que viven solos son féminas.

Así lo puso de manifiesto Jorge Armiñazas, de Autismo Castilla y León, quien fue el encargado de la lectura del manifiesto de Cermi «SOS soledad, yo también cuento», con el que se pidió el impulso de estrategias adecuadas que sirvan para mitigar «el gran mal del aislamiento social».

El documento recogió también la petición de una mayor accesibilidad, más trabajo para este colectivo y que las personas con discapacidad «no vivan en grandes instituciones separadas del resto de la población».

«Todos somos diversos»

Quien hizo un alegato a favor de la diversidad desde un mensaje cargado de sinceridad fue el presidente del Consejo de la Juventud de Castilla y León, Víctor Núñez, con una discapacidad, quien sostuvo que «es la sociedad quien discapacita» y defendió que si se tuviese «una mente más abierta» se comprendería que «todos somos diversos».

«Todas las personas tienen algún tipo de discapacidad para desarrollar alguna de sus facetas, ya sean personales o profesionales», señaló, al tiempo que incidió en que «aún hay muchísimo trabajo por hacer».

Así lo plateó en una jornada organizada por la Universidad de Valladolid con motivo de este Día Internacional, donde la vicerrectora de estudiantes de la institución académica, María Ángeles Sobaler, subrayó que «las personas con discapacidad son un ejemplo de esfuerzo, trabajo y consecución de metas» y, como el resto, deben «disfrutar de la posibilidad de desarrollar un proyecto de vida».

Por su parte, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, afirmó que uno de los dos retos principales en relación a este colectivo consiste en una atención mediante «lo que ellos quieren, no a través de lo que los demás pensamos que a ellos podría gustarles».

El segundo de ellos se centra en el empleo, una materia en la que la Comunidad cuenta con la figura del asistente personal, demandado por todas las asociaciones con la que se han celebrado reuniones desde la Consejería.

Añadió, en este sentido, que los niños de cero a tres años que lo requieren también disponen de asistente y subrayó, además, la importancia de adaptar las barreras arquitectónicas en función de la Ley de Accesibilidad.

Al respecto se pronunció el presidente de las Cortes regionales, Luis Fuentes, quien afirmó que está «especialmente orgulloso» de «haber transformado» el Parlamento autonómico para acabar con las barreras arquitectónicas y adaptarlos a las personas con discapacidad, para lo que han dedicado unos 50.000 euros «muy bien invertidos», resumió.

Asimismo, reconoció que ha sido la llegada a las Cortes de la procuradora socialista Noelia Frutos, que se desplaza en silla de ruedas, la que ha acelerado el «aprendizaje de los responsables y trabajadores del Legislativo para acometer esta situación».

En León, donde se celebró un multitudinario acto de la mano de distintos colectivos de la ciudad, la delegada del Gobierno, Mercedes Martín, afirmó que en el ámbito de la atención «se ha avanzado mucho, gracias al papel del movimiento asociativo».

En este sentido, y junto a una persona con parálisis cerebral, leyó un fragmento sobre las relaciones afectivo-sexuales de las personas con discapacidad. «Hablamos mucho de calidad de vida, autonomía, accesibilidad e inclusión pero no encontramos que lo relativo a este ámbito se ignora y olvida con demasiada frecuencia», apuntó.

Nuevo centro en Palencia

Uno de los actos que más alegrías dio en la jornada de ayer fue la apertura de un centro multiservicios en la localidad palentina de Guardo para atender a las personas con discapacidad de la Montaña Palentina, con un modelo que incluye un servicio de transporte adaptado para mejorar la calidad asistencial que se quiere replicar en otros territorios de Castilla y León.

Las nuevas instalaciones, de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica, han contado con la colaboración de la Diputación palentina, el Ayuntamiento de Guardo, la ONCE y el Rotary Club y tienen el objetivo de prestar una correcta atención sociosanitaria a los miembros de este colectivo en el medio rural y para promocionar la autonomía personal y la rehabilitación de las personas con discapacidad de la zona.