La Junta respalda al municipio de Arroyo en su petición de cambiar el trazado de la A-62

El consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, se reúne con el alcalde, Sarbelio Fernández quien solicita cambios en el proyecto de ampliación de la autovía ya que afecta a los vecinos

A los vecinos del municipios vallisoletano de Arroyo de la Encomienda no les gusta el proyecto de ampliación de la A-62 del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. La iniciativa consiste en la ampliación de un tercer carril en cada calzada a lo largo de 21,3 kilómetros entre Cigales y Simancas, pasando por Fuensaldaña, Valladolid, Zaratán, el propio Arroyo y Geria.

Tanto es así que el alcalde de la localidad, Sarbelio Fernández, aseguró al consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, que la iniciativa supone una «grave» reducción en la capacidad de acceso de los vecinos así como «enormes» carencias desde el punto de vista técnico, económico, urbanístico, social y medioambiental, por lo que plantea alegaciones para que ponga solución a estos problemas y «no se complique el recorrido de las familias residentes ni los accesos a las instalaciones de ocio y deporte».

Tras escuchar sus reivindicaciones, Ibáñez consideró que se trata de una petición «justa y razonable» por lo que garantizó el apoyo de la Junta a Arroyo en esta materia y valoró de forma positiva que la iniciativa del Consistorio cuente con el respaldo de todos los grupos políticos, lo que entendió como «fundamental» para las reclamaciones.

«El Gobierno regional siempre estará al lado de sus paisanos, por eso todo lo que suponga una merma en su calidad de vida nos afecta directamente. Además, en nuevo Ministerio incluye en su denominación la movilidad, por lo que entendemos que podrá atender a las demandas de movilidad que legítimamente reclaman los vecinos de Arroyo, una localidad que representa uno de los núcleos de población con mayor crecimiento de nuestra Comunidad», añadió Ibáñez.

Se trata, dijo, de «un ejemplo más de la labor de vigilancia del Ejecutivo regional frente a las decisiones que puedan perjudicar al desarrollo efectivo de esta tierra».

Hacer frente al tráfico

El objetivo del proyecto del Ministerio cuyo trazado no convence a los vecinos de Arroyo, y que cuenta con un presupuesto estimado de 162,7 millones, es incrementar la capacidad de la autovía para hacer frente a una intensidad media de tráfico de unos 44.000 vehículos al día y para mejorar su funcionalidad.

La ampliación a tres carriles por sentido de circulación se vería complementada, según los planes, con la remodelación de los 12 enlaces existentes en el tramo afectado. En seis de ellos está previsto modificar la tipología actual para mejorar los movimientos entre la propia A-62 y otras carreteras.

Además, se prevén nuevas estructuras, en concreto ocho pasos superiores, diez bajo la autovía y nueve inferiores. Asimismo, la iniciativa incluye la creación de dos túneles artificiales, de 243 y 164 metros de longitud, al paso de la vía por el núcleo urbano de Simancas y actuaciones de integración medioambiental.