Lechazo a domicilio para ayudar al sector del ovino

Un asador de Peñafiel reparte cuartos entre los vecinos bajo pedido y a un bajo precio pactado con su carnicero para promover el consumo de este producto estrella de Castilla y León

El asador Gregorio de la Fuente, propietario del Mesón El Corralillo de Peñafiel
El asador Gregorio de la Fuente, propietario del Mesón El Corralillo de PeñafielLa Razón (nombre del dueño)

Uno de los sectores de Castilla y León que se está viendo afectado sobremanera por este confinamiento es el del ovino de carne, ya que debido al cierre de restaurantes muchos ganaderos apenas tienen pedidos de lechazos y, además, temen perder parte de la producción por la imposibilidad de almacenar tan ingente cantidad de estos corderos lechales. Un problema que llega asimismo en un momento esencial para el sector puesto que en primavera las ovejas se ponen de parto. De hecho, según la Asociación de Criadores de Ganado Selecto de Raza Churra, de enero a marzo de 2019 se vendieron alrededor de 50.000 lechazos, mientras que este año, en estas mismas fechas, el descenso en las ventas es del 85 por ciento.

Desde el sector ganadero del ovino, apoyados por algunos cocineros de prestigio han lanzado una campaña en redes sociales que, bajo el hastag #HoyComproLechazo , están intentando promover que la gente compre este producto estrella de la gastronomía de Castilla y León y lo coma en sus casas. También desde el Gobierno regional con su consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, a la cabeza, así como desde el Consejo Regulador, la IGP de calidad Lechazo de Castilla y León, y las distintas organizaciones agrarias se está alentando al consumo de este producto en el domicilio.

De hecho, esta mañana la delegada territorial de la Junta en Soria, Yolanda de Gregorio, animaba a sus paisanos a consumir cordero lechal de la provincia en su dieta semanal para reducir el impacto en el ganadero del ovino así como para la continuidad de la actividad en nuestros campos. “No pocos ganaderos están sufriendo ya las consecuencias de esta crisis sanitaria que está dejando ya sin ingresos a muchas familias del medio rural, con el agravante de tener que seguir alimentando a aquellos animales que no han podido vender”, decía De Gregorio.

Cuartos de lechazo listos para asarse en el Mesón El Corralillo de Peñafiel
Cuartos de lechazo listos para asarse en el Mesón El Corralillo de PeñafielLa Razón (nombre del dueño)

Pero, paralelamente a estos mensajes invitando al consumo de lechazo en casa durante estos días de cuarentena social, la sociedad civil se moviliza y están surgiendo iniciativas de carácter personal y altruista por parte de algún asador de la Comunidad, con la que solo quiere aportar su granito de arena frente a esta alerta sanitaria que amenaza ya seriamente con una crisis económica sin precedentes.

Es el caso de Gregorio de la Fuente, maestro asador y propietario del Mesón El Corralillo, ubicado en la localidad vallisoletana de Peñafiel, una de las cunas de este producto gastronómico en Castilla y León a la que se suma su cultura vitivinícola junto al río Duero.

Y es que este joven restaurador ha decidido apoyar al sector del ovino repartiendo cuartos de lechazo a domicilio solo en Peñafiel bajo pedido previo, y a un precio de mercado pactado entre él y el carnicero al que le compra el producto, que oscila entre los 20 y 23 euros, ya que no pretende ganar dinero. De hecho, Gregorio de la Fuente cuenta a LA RAZÓN que su margen de ganancia es de dos euros pero que solo con la leña, la luz, las cazuelas que usa para asar el lechazo, las bandejas de aluminio en las que se sirve el producto o el mismo reparto que llevan a cabo dos personas de su familia que le están echando una mano, con el gasto en gasolina que supone, ya supera esos dos euros que puede ganar.

Además, para evitar suspicacias y, de paso, echar otro capote a entidades sociales que también necesitan ayuda en estos tempos de pandemia, ha decidido donar la diferencia que pueda haber en los costes a la Asociación de Esclerósis Múltiple de Valladolid.

“Lo único que pretendo es ayudar a los ganaderos y que no se eche a perder este producto gastronómico que es una delicia”, señala el asador, para quien en estos momentos de zozobra es esencial que nos ayudemos entre todos y por eso anima a comer lechazo en general. “Si no es a través de iniciativas como esta, que lo compren en las carnicerías y se cocine en casa porque se puede comer de muchas maneras, y guisado o en chuletillas está estupendo también”, apunta.

Lechazos de El Mesón El Corralillo de Peñafiel, listos para consumir
Lechazos de El Mesón El Corralillo de Peñafiel, listos para consumirLa Razón (nombre del dueño)

Cuenta el asador que en este primer fin de semana no han podido salir mejor las cosas, con 19 lechazos repartidos entre los peñafielenses, de los que han salido alrededor de 76 cuartos (36 el sábado y 40 el domingo). Tal es así, que si en un principio tenía previsto llevarla a cabo sólo los sábados y de forma alternativa -uno sí y otro no- mientras dure la cuarentena, debido a la demanda existente ha tenido que repartir los dos días y avanza que va a continuar el sábado que viene y no descarta tampoco el domingo si los encargos siguen al alza.

Peñafiel es un pueblo en el que se come bastante lechazo ya que está en el ADN de los vecinos, pero Gregorio sí que se muestra sorprendido de cómo están respondiendo sus paisanos a esta iniciativa. “Son conscientes de que aparte de seguir disfrutando de nuestro producto estrella están ayudando a un sector que lo necesita”, asegura, a la vez que espera y desea que de esta idea pueda cundir el ejemplo en otros asadores de la Comunidad y se pongan manos a la obra.

Imagen del cuarto solidario que reparten a domicilio desde el Mesón El Corralillo de Peñafiel
Imagen del cuarto solidario que reparten a domicilio desde el Mesón El Corralillo de PeñafielLa Razón (nombre del dueño)

Al respecto, cuenta que ha hablado con otros asadores de municipios de otras provincias cercanas de Segovia y Burgos principalmente, donde el lechazo es típico, y que ven con buenos ojos la iniciativa y le apoyan, pero que la mayoría tienen problemas de logística que les impide seguir sus pasos.

Otra iniciativa solidaria de la mano de la IGP

Por otro lado, explica este restaurador peñafielense que está en contacto con la Indicación Geográfica Protegida (IGP) de Lechazo de Castilla y León para colaborar en otra iniciativa solidaria que le han ofrecido y en la que él, como asador, se compromete a hornear los cuartos de cordero lechal que desde el Consejo Regulador le irían entregando, con el objetivo de destinarlos después a los bomberos, agentes de la policía o de protección civil. Para todos aquellos servidores públicos que se están jugando la vida por nosotros. Si bien, parece ser que esta nueva acción solidaria se ha paralizado de momento por algún problema burocrático, aunque Gregorio espera que se pueda retomar en los próximos días.