Castilla y León, la quinta autonomía en investigación, "la mejor arma frente a futuros shocks globales”

La fundación Cotec constata que la Comunidad ya ha logrado superar los niveles de gasto en I+D previos a la crisis

Laboratorio de biología molecular de la empresa BDI Biotechnology de Valladolid
Laboratorio de biología molecular de la empresa BDI Biotechnology de Valladolid FOTO: Leticia Pérez Ical

“Sin duda el conocimiento y la innovación serán las mejores armas frente a futuros shocks globales” como el generado por la covid-19, y Castilla y León parte de una mejor situación que la media en su esfuerzo en investigación.

El informe Cotec 2020 revela que Castilla y León se encuentra entre las cinco comunidades autónomas que superan la media nacional de inversión en I+D respecto a su Producto Interior Bruto (PIB) y es una de las nueve que ya ha logrado superar los niveles de gasto en I+D previos a la pasada crisis.

El informe pone de relieve no obstante, que en el lado negativo, la Comunidad presenta un menor porcentaje de personal dedicado a I+D en relación al total de ocupados, y aún no ha recuperado todos los empleos de innovación que había en 2009, cuando estalló la recesión financiera y del ladrillo.

Las cifras

Los datos concretos que aporta el documento, recogidos por Ical, precisan que, en el año 2018, la inversión en I+D respecto al PIB de Castilla y León, alcanzó el 1,3 por ciento, por encima de la media nacional del 1,24 por ciento. Castilla y León solo se vio superada en este indicador por País Vasco (1,96 por ciento); Madrid (1,71 por ciento); Navarra (1,68 por ciento); y Cataluña (1,52 por ciento).

Con todo, el informe lamenta que España aún no ha alcanzado el 1,4 por ciento de inversión del PIB en investigación que logró en 2010, “el máximo en lo que va de siglo; y está muy alejada, como todas las autonomías, de la media de gasto de la UE, que alcanza el 2,11 por ciento. “Aunque la tendencia es positiva, los niveles de inversión de I+D están muy alejados de lo que nos correspondería por nuestro potencial económico y que nos sitúan lejos de la media europea”, lamentan los autores.

Personal

Por lo que respecta al personal investigador, el documento pone de manifiesto que el porcentaje de estos trabajadores sobre el total de ocupados, se situó en el año de base, en el 1,01 por ciento, lo que supone un porcentaje ligeramente inferior a la media para el conjunto de las autonomías, que se situó en el 1,15 por ciento.

Las comunidades con más peso de investigadores sobre el total de ocupados fueron País Vasco, con el 2,1 por ciento; Madrid, con el 1,79, Navarra. 1,74 por ciento; y Cataluña, 1,53 por ciento, las únicas que superaron la media.