Fernández Sobrino llama a aprovechar la Semana Santa de la “ausencia” para “escuchar nuestra voz interior”

El exdirector regional de Onda Cero en Castilla y León pregona la Pasión de Palencia

Fernández Sobrino, durante el pregón de la Semana Santa de Palencia
Fernández Sobrino, durante el pregón de la Semana Santa de PalenciaBrágimoIcal

El exdirector regional de Onda Cero en Castilla y León Ignacio Fernández Sobrino ha pregonado este sábado la Semana Santa de Palencia, donde ha llamado a aprovechar esta celebración de “la ausencia” para “escuchar nuestra voz interior” que puede decir a la sociedad “mucho más de lo que pensamos” sobre el mundo actual.

Tras rememorar los recuerdos de la infancia sobre esta festividad y agradecer el trabajo de “cada enfermera, cada especialista en las UCI, cada conductor de ambulancia, cada asistente de una residencia de mayores y cada militar que limpió los pasillos infectos y las habitaciones agostadas” durante este año, Fernández Sobrino apelaba también “a la civilización de la autosuficiencia y la soberbia” y animaba a aprovechar igualmente esta Semana Santa para “recuperar la hermandad” que salve al género humano de la pandemia de la covid.

En su pregón de la Semana Santa de Palencia, pronunciado en la iglesia de San Francisco de la capital palentina, Fernández Sobrino recordaba que la de este año es la segunda Semana de Pasión “afligida por la gran desgracia colectiva de la plaga que abatió a medio mundo” pero que debería servir para “mirarnos a nosotros mismos de modo distinto”, como “la Pasión y Muerte de la civilización de la autosuficiencia y de la soberbia”.

“Hoy ha comenzado la primavera, la segunda primavera sin Semana Santa por fuera”, rememoró Fernández Sobrino en su pregón, matizando no obstante que “la procesión va por dentro” debido a “el dolor y la tristeza” que sigue recorriendo a los ciudadanos de Palencia, Castilla y León, España y el mundo por “los enfermos y maltratados” por la pandemia.

En ese sentido, el exdirector regional de Onda Cero lamentaba los “muchos yacentes” que ha habido este año, aunque también recordó que todo calvario tiene “su Domingo de Resurrección” que, en palabras de Fernández Sobrino, este año han representado los “muchos sepulcros vacíos en las UCI y las muchas Verónicas con los EPI limpiando las heridas de la enfermedad”.

“¿Qué nos quiere decir Dios? ¿Sabremos interpretarlo?”, se preguntaba el pregonero de la Semana Santa palentina, quien advirtió que “Dios presta a cada generación sus opciones de salvación”, si bien este mundo actual “parece duro de oído”.

No obstante, y a pesar de “largo calvario” que está suponiendo la pandemia de covid y de la “prueba muy severa” que implica para las cofradías de Semana Santa por la ausencia de las procesiones, Fernández Sobrino tenía un mensaje de optimismo: “Los cristianos tenemos una esperanza, la Resurrección, y los humanos ahora tenemos una esperanza, la vacuna”.

Es por ello que Fernández Sobrino invitaba a fijarse en cómo la Semana Santa palentina “siempre ha engarzado sus piezas mediante el hilo de la hermandad” para que esa misma “hermandad fraterna” pueda salvar “al género humano de los efectos de la pandemia” y, así, poder el año que viene “poblar con más fuerza las calles, como siempre ha hecho la Semana Santa palentina”.

Xuaxús González, pregonero de la Semana Santa de León, con el alcalde, Juan Antonio Díez; el Presidente de la Junta Mayor, Manuel Ángel Fernández y el Obispo Luis Ángel de las Heras
Xuaxús González, pregonero de la Semana Santa de León, con el alcalde, Juan Antonio Díez; el Presidente de la Junta Mayor, Manuel Ángel Fernández y el Obispo Luis Ángel de las HerasPeio GarcíaIcal

Pregón de León

Por su parte, en León, y concretamente en el Auditorio de la ciudad, también se celebraba el Pregón de su Semana Santa, a cargo de Xuaxús González, cofrade ferviente y participante activo además de entusiasta divulgador de las celebraciones declaradas de Interés Turístico Internacional.

Durante su intervención, el pregonero agradecía serlo por haber cumplido un sueño y sus primeras palabras eran para poner en valor la Pasión leonesa y su trascendencia para la ciudad y sus vecinos. “Es imposible entender León sin su Semana Santa, enraizada en la idiosincrasia de este pueblo desde hace siglos. Generaciones y generaciones de leoneses han ido dando forma a una Semana Santa que han sabido transmitir de padres a hijos hasta llegar a nosotros que, ahora, tenemos la obligación de cuidar y legar a quienes vienen detrás”, apuntaba, cuando apenas quedan seis días para que arranquen las celebraciones y León se vista con sus mejores galas.

Xuaxús González aseguraba que la de León es una celebración “pasional, heterogénea y con una historia secular y cofradías centenarias que han sido garantes de la tradición”..

“Este 2021 viviremos la Semana Santa aún sin llegar al extremo al año pasado -de infausto recuerdo–, de manera muy diferente a como lo haríamos si la covid no se hubiera cruzado en nuestro camino, en un año cualquiera, con una guía de procesiones en nuestras manos”, señalaba, mientras lamentaba que este año “tampoco volveremos a escuchar las primeras marchas cuando las bandas se dirijan, en ordinaria, camino del Mercado… ni nos agolparemos, poco antes de las ocho de la tarde, en la calle Herreros, al tiempo que los secretarios de las cofradías intercambian los ‘saludas’ que sirven de invitación para que no falten representaciones en las procesiones”.

Xuaxús González recorría cada habitual jornada semanasantera para recordar los actos, ceremonias y procesiones que tampoco este año podrán celebrarse. “No despedirán esta Semana Santa sus cuatro pasos a las puertas del templo parroquial del Ejido, aunque muchos dejáramos de seguir el cortejo antes de que se adentrara en su barrio, como si no quisiéramos ser testigos –así somos– de un paradójico agridulce final que da paso a la tarde más ‘vacía’ del año”.

Un mensaje de esperanza cerraba la intervención. “Será este un Domingo de Resurrección distinto…

Y entonces, tras haber dejado atrás las dos Semanas Santas más duras de nuestra historia, reiniciaremos la cuenta atrás hacia un nuevo y lejano –muy muy lejano– 8 de abril de 2022, Viernes de Dolores, en el que –Dios así lo quiera– estaremos de nuevo esperando a que, a las ocho de la tarde, la Virgen del Mercado cruce el dintel de la puerta de su casa, entre repique de campanas, y sea de nuevo en León Semana Santa”.

El alcalde de León, José Antonio Diez, precedía al pregonero en el uso de la palabra y comentaba que la Semana Santa de este año será “muy, muy diferente. Contenida, recia y triste por los hermanos y hermanas que nos han dejado, por los enfermos aún, y por no poder vivir este momento tan esperado que nos une a todas y todos con los lazos invisibles de la fe, la tradición y la fraternidad”.

Las actuales circunstancias, decía, no impedirán que siga siendo uno de los acontecimientos más señalados de la ciudad.

También destacaba el apoyo que, desde el primer momento, ha dado el nuevo obispo de León -también presente en el acto-, Luis Ángel de las Heras “que, creo, en solo dos meses se ha empapado de la Semana Santa de León y es ya un ferviente defensor de ella” y recordaba que la ciudad cuenta ya con un nuevo escenario para celebrarla, el Museo Diocesano y de Semana Santa, que es ya una realidad “tras tantos años de anhelo”.

“Esperamos, y por ello oramos, que el próximo año salgamos a nuestras calles, celebremos nuestros actos, y tengamos eso que ahora todos anhelamos, salud y normalidad”, finalizaba.