Cuatro de cada diez vallisoletanos contribuyen a a la financiación de la Iglesia

La Archidiócesis anima a marcar la “X” también en la casilla de fines sociales en una campaña que espera superar los 4,3 millones del pasado ejercicio, la cifra más alta desde 2007

Comedor de un centro de Cáritas en Valladolid
Comedor de un centro de Cáritas en Valladolidmir_icalIcal

Con el inicio de la campaña de la renta de este año, correspondiente al ejercicio fiscal de 2020, la Iglesia Católica en Valladolid vuelve a animar a los contribuyentes de la provincia a que marquen la “X” en la casilla eclesial como a la de fines sociales “como ejercicio de democracia fiscal y sin que al contribuyente le suponga pagar más dinero”, en palabras de obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, para contribuir, por un lado, a la tarea pastoral, caritativa o educativa de la Iglesia, como, por otro, a la labor asistencial en favor de las familias con más dificultades que presta Cáritas Diocesana.

Una campaña que llama a sumar “X” por un mundo mejor, en la que desde la Archidiócesis vallisoletana confían en superar los 4,3 millones de euros recaudados en el ejercicio fiscal de 2019 -más de medio millón más que un año antes- a través de las 121.051 declaraciones que marcaron en la casilla de la Iglesia Católica, que supusieron 1.784 más que un año antes, además de la cantidad de dinero recibida más alta desde 2007 cuando comenzó el actual sistema de asignación tributaria. O lo que es lo mismo, el 43,15 por ciento de los vallisoletanos contribuyeron a la financiación de la Iglesia Diocesana marcando la equis en la correspondiente casilla, muy por encima de la media nacional y de gran parte de las Comunidades Autónomas, según informan fuentes del Arzobispado de Valladolid.

El obispo auxiliar recuerda también que al marcar la casilla de la Iglesia católica, la Conferencia Episcopal Española recibe el dinero que resulta del 0,7 por ciento de los impuestos de aquellos que la marcan libremente, para repartirlo solidariamente entre las 69 diócesis españolas, mientras que al marcar la casilla de fines sociales, Cáritas Diocesana recibe dinero del 0,7 por ciento de los impuestos de aquellos que la marcan libremente para los proyectos asistenciales que presenta cada año.

En el balance económico de la Iglesia de Valladolid del año 2019, se generaron 19,5 millones de euros procedentes, principalmente, de la aportación de los fieles (5,1 millones) y de otros ingresos corrientes, que ascendieron a 6,9 millones, mientras que de la asignación tributaria por la campaña de 2019 se ingresaron 3,9 millones de euros y de patrimonio y otras actividades, 3,4.

Estos ingresos se dedicaron al gasto de la actividad pastoral, que supuso 2,1 millones de euros; a la conservación y funcionamiento de los edificios de la Archidiócesis, a lo que se destinó 7,8 millones; la retribución del clero, cuantificada en 2,9 millones; y a la retribución del personal seglar, que ascendió a 4,3 millones de euros.

Cáritas Valladolid, por su parte recibió en 2020, procedente de las declaraciones del ejercicio presupuestario de 2019 que marcaron la X de la Iglesia, casi cien mil euros, concretamente 99.747 euros, que se destinaron a cubrir las necesidades básicas principalmente de las familias.

La entidad del tercer sector católica recibió también como consecuencia de marcar la equis en la casilla de fines sociales un total de 294.927 euros, que se dedicaron en parte a la iniciativa Comunidad 2020, dirigida a apoyar a personas y familias en situación de dificultad económica y social provocada por la crisis de la covid. Un dinero que sirvió para ayudar y atender a 369 personas.