Bronca en las Cortes de Castilla y León

El presidente del Parlamento, Luis Fuentes, expulsa a la socialista Ana Sánchez tras llamarla tres veces al orden y todos los procuradores del PSOE abandonan la sesión

El primer pleno de las Cortes tras la fallida moción de censura del PSOE contra el Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos ha vuelto a poner de manifiesto la crispación política existente en la Comunidad.

Una sesión de control al Ejecutivo de Fernández Mañueco con las preguntas orales al presidente y a los consejeros, más bronca y tensa de lo habitual, en la que el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, ha expulsado del hemiciclo a la vicepresidenta del Legislativo, la socialista Ana Sánchez, tras ser llamada al orden en tres ocasiones como marca el reglamento, y en la que todos los procuradores del PSOE han abandonado como medida de protesta.

La expulsión vino precedida de un comentario de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, tras ser preguntada por la socialista Patricia Gómez, en el que dijo, en relación a la tensión que se estaba viviendo en los debates, que hacían falta dosis de “ansiolíticos” para tratar a sus señorías ante el camino que había tomado la sesión.

La reacción de la parlamentaria fue también subida de tono, acusando a la consejera de Sanidad -en el uso de la palabra en ese momento- de falta de respeto y reprochándole a Fuentes su expulsión golpeándole con el dedo índice en el hombro y quejándose de que no se hiciera lo propio con la consejera mientras se marchaba entre aplausos de la bancada socialista.

La socialista Ana Sánchez, tras ser expulsada del hemiciclo
La socialista Ana Sánchez, tras ser expulsada del hemiciclo FOTO: Leticia Pérez Ical

Posteriormente, la procuradora Patricia Gómez pedía el uso de la palabra para pedir a la consejera que retirara sus palabras, no por ella “ya que me trae el pairo lo que diga, sino por los enfermos mentales”, y que no jugara con este colectivo.

Verónica Casado replicaba después que no tenía inconveniente en que se retirara del diario de sesiones sus palabras pero apuntaba que su intención no había sido esa y que en su comentario no se había referido a la salud mental de sus señorías sino que se había preocupado por su salud mental.

Antes, Luis Fuentes había invitado a los procuradores que guardaran silencio durante las intervenciones de los parlamentarios y los miembros del Gobierno autonómico e insistido en que no iba a permitir que nadie que no tuviera la palabra hiciera uso de ello dentro del Hemiciclo.

bancada socialista vacía
bancada socialista vacía FOTO: Leticia Pérez Ical

El pleno continuaba con una alusión del socialista José Ignacio Martín Benito a la “falta de respeto” a su compañera de grupo y cuando la oposición socialista ya había formulado sus preguntas y estas habían sido ya respondidas por el Gobierno, los procuradores del PSOE abandonaban sus escaños y se marchaban del hemiciclo.

Ante esta situación, el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, que le tocaba contestar a una pregunta de una procuradora de Ciudadanos, aprovechaba la misma para denunciar lo que estaba sucediendo y criticar el “vacío absoluto” y la “falta de educación y de respeto” del PSOE.

”Es ignominioso ver esa bancada tal y como está, ver cómo una procuradora golpea en el hombro al presidente de las Cortes, este es el nivel de los partidos de progreso”, apuntaba Igea.

María Montero, procuradora del Grupo Mixto como no adscrita
María Montero, procuradora del Grupo Mixto como no adscrita FOTO: Leticia Pérez Ical

Críticas de María Montero

Por otra parte, el pleno comenzaba también con polémica después de que el presidente de las Cortes no dejara intervenir a María Montero, la ex procuradora de Ciudadanos que ahora está en el Grupo Mixto como no adscrita, que había pedido la palabra para hablar desde su nuevo lugar asignado como procuradora no adscrita, pero Fuentes no se la dio por considerar que no era el momento de pedir la palabra fuera del orden del día.

Tras finalizar el pleno, la procuradora denunciaba que la Mesa de las Cortes no dejó que interviniera, lo que calificaba de “bochornosa cacicada” de Ciudadanos y Partido Popular tras la pérdida de la mayoría absoluta.

En un comunicado, explicaba que el secretario general - letrado mayor de las Cortes de Castilla y León, le notificó ayer por vía telemática, que la Mesa de la cámara aprobó que sólo “podrá intervenir en los debates plenarios para la sustanciación de sus iniciativas y en los asuntos de especial relevancia, no concurriendo ninguno de esos supuestos en el próximo pleno”.

“Es decir, que será la mesa de las Cortes quien considere cuando se dan esos asuntos de especial relevancia y, por tanto, cuándo podrá intervenir en los plenos”, se quejaba. Para Montero, esta decisión es consecuencia del “estado de nervios” en el que se encuentran tanto Cs como PP a raíz de la pérdida de la mayoría absoluta en el Parlamento autonómico”.

“Piensan que Castilla y León es su feudo, están acostumbrados a hacer lo que quieren y no pueden soportar la idea de que los demás tengamos derechos y podamos opinar contrario. Esa actitud soberbia y manipuladora no logrará evitar que defienda a la ciudadanía de Castilla y León”, sentenciaba.