Los vecinos se plantan contra las macrogranjas porcinas en Palencia y Burgos

El proyecto pretende instalar 14 fábricas con capacidad para 110.000 cerdos

Unas 600 personas se concentran en Herrera (Palencia) contra las macrogranjas que solo "fijan población de cerdos"
Concentración en Herrera de Duero (Palencia en contra de las macrogranjas PISORACA

La plataforma Pisoraca y Comarcas Vivas inicia una nueva recogida de alegaciones para evitar que se autorice el proyecto de la empresa Decamed Trading para instalar catorce macrogranjas porcinas en las provincias de Palencia y Burgos, en terrenos que solo pueden tener uso agrícola y ganadero.

La plataforma, integrada por vecinos de los pueblos afectados por el proyecto que pretende instalar 14 fábricas con capacidad para más de 110.000 cerdos en un territorio con un radio de 20 kilómetros a la redonda, ha comenzado a recoger alegaciones para evitar que esto suceda.

Como han traslado este viernes en un comunicado, ya el año pasado se recogieron y presentaron ante la Junta de Castilla y León más de 10.000 alegaciones en contra de estas macrogranjas, sin haber obtenido ningún tipo de respuesta hasta el momento.

En los últimos meses la empresa Decamed Trading ha registrado una solicitud en cada uno de los pueblos donde presentó los proyectos de macrogranjas, en la que pide que le autoricen el uso excepcional de suelo rústico, la autorización ambiental integrada y licencia urbanística.

Para evitar que se autorice la plataforma ha elaborado unas alegaciones que están siendo distribuidas a través de las redes sociales y repartiendo por todos los pueblos de la comarca y en una mesa informativa en el mercado semanal de Herrera de Pisuerga, y estima que va a conseguir registrar más de 1.000 alegaciones de cada uno de los municipios afectados.

En las alegaciones presentadas se señala que la instalación es de uso industrial, sin ningún parecido con una instalación ganadera tradicional ni en diseño ni en funcionamiento.

También se remarca en las alegaciones que no existe interés público, no solo por la nula creación de empleo, sino por el perjuicio seguro para los negocios que actualmente existen en la zona y de los que viven los habitantes que han expresado en repetidas ocasiones su rechazo a estos proyectos.

Asimismo, se recuerda que España ha pagado multas a la Unión Europea por el mal estado de las aguas y las emisiones de amoniaco, siendo la ganadería industrial uno de los principales responsables de ambas contaminaciones.

Sobre todo se subraya que no se garantiza que el suministro autónomo de agua sea posible por lo que estas explotaciones industriales ahondarían en la problemática que ya tiene la zona con el agua.

La plataforma lamenta que la Junta de Castilla y León no haya dado respuesta a las más de 10.000 alegaciones presentadas ya contra todos los proyectos de la empresa Decamed Trading en Palencia y Burgos, y que además ahora haya modificado el procedimiento y “dificulte los trámites para presentar alegaciones”.

“A esto hay que sumar que algunos de los organismos que prestaban ese servicio de registro único han dejado de hacerlo”, ha añadido la plataforma vecinal que ve en estos cambios una forma de “evitar un gran numero de alegaciones ante los numerosos proyectos industriales, macrogranjas, eólicos, fotovoltaicas, que se están presentando en Castilla y León”.