Pantano de Riaño
Pantano de Riaño FOTO: Ical

Descubra una de la zonas naturales más increíbles y desconocidas de España

Nos acercamos a Riaño y a sus alrededores, donde nos esperan innumerables atractivos turísticos y paisajísticos, como el columpio más grande, y una gastronomía sin parangón

La imagen nos lleva a la paz. Justo en unos momentos que más falta hace. Desde el “banco más bonito de la provincia de León”, la estampa que aparece ante nuestros ojos quita el hipo. Unas vistas increíbles desde un pueblo con una historia trágica. Estamos en Riaño, un pueblo creado de la nada en el año 1987 y que nada tiene que ver con aquel otro que pereció bajos las aguas del embalse, donde yacen otros ocho pueblos. Uno de los mayores atentados medioambientales vividos en la historia de España.

Estampa de la Montaña de Riaño
Estampa de la Montaña de Riaño FOTO: La Razón

Pero el paraje se ha convertido en una de las zonas naturales más increíbles de España y, también sorprendentemente de las más desconocidas para el turismo de masas. Todo se aúna en un mismo espacio, montaña, agua, espacios naturales, patrimonio cultural y un legado extenso y excepcional. Un gran número de atractivos turísticos que uno no puede perderse en esta tierra leonesa.

Mapa de Riaño y alrededores
Mapa de Riaño y alrededores FOTO: La Razón

Aunque Riaño impresiona por su entorno natural, merece la pena caminar por las calles del pueblo y descubrir un hórreo típico leonés o el “Monumento al silencio”, una escultura que recuerda la tragedia medioambiental y humana vivida en 1987. Las campanas que se pueden ver formaron parte de las iglesias de los pueblos que yacen bajo las aguas del embalse.

También merece la pena visitar la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, de estilo románico y que fue trasladada piedra a piedra desde La Puerta. Merece la pena disfrutar de las pinturas medievales que hay en su interior. Y justo al lado, nos topamos con el “Banco más bonito de León”. Merece la pena sentarse y disfrutar del paraje que se abre ante nuestros ojos.

Vista desde el "Banco más bonito de León"
Vista desde el "Banco más bonito de León" FOTO: La Razón

Y todo Riaño es un museo al aire libre, como el Corro de los Aluches, chozos, hórreos típicos, la iglesia de Santa Águeda o el Museo Etnográfico de la Montaña de Riaño, donde se pueden completar las reproducciones de escenas costumbristas de la zona. Y uno no de puede perder los miradores, con vistas que quitan el hipo. Recomendamos un par de ellos: el mirador Alto Valcayo y el de Las Hazas, donde además, uno puede disfrutar de los parajes existentes mientras se balancea sobre el columpio más grande de España.

El columpio más grande de España está en Riaño | Castilla y León directo

Rutas por los alrededores

Sin lugar a dudas, no puede faltar la subida al pico Gilbo, que se puede realizar a través de un sendero circular sencillo que carece de dificultades técnicas, aunque algún tramo puede ser dificultoso. Son alrededor de 7,5 kilómetros de senderismo, pero merece mucho la pena. Una ruta que arranca desde el aparcamiento de Riaño, y que nos lleva por parajes asombrosos, atravesando un bosque de hayas, donde a partir de ahí el terreno comienza a ser más escabroso. Pero todo lo compensa al alcanzar la cima, a 1.679 metros de altitud, donde se puede observar la presa en todo su conjunto y la Montaña Leonesa en su plenitud.

Esta subida al pico Gilbo comparte el primer tramo con la ruta que nos lleva a la Cueva Vieja del Monte. Con un recorrido más asequible, si vas con niños pequeños, aunque son también tres horas de ida y vuela. También con unas vistas espectaculares pero con un pequeño incentivo para los peques, conocer la cueva de un personaje de la mitología leonesa, que cocinaba pan para los pastores, y que estos llevaban a sus respectivos hogares para dárselo a su familia.

Estampa de la Montaña de Riaño
Estampa de la Montaña de Riaño FOTO: La Razón

Si eres más aventurero y tienes más tiempo, recomendable subir al Pico Yordas, un rompepiernas de casi unos 20 kilómetros de andadura si hacemos el trayecto largo, aunque otra opción es la de coger un barco en el propio Riaño que nos acerca al otro lado del embalse, y desde ahí sólo son seis kilómetros. Las vistas, ya en tod lo alto, de la Cordillera Cantábrica, son inmejorables.

Barcos de recreo en el pantano de Riaño
Barcos de recreo en el pantano de Riaño FOTO: La Razón

Otras dos rutas por esta zona son las del Valle de Hormas, de unos 6,2 kilómetros de longitud o la Senda de la mitología leonesa, estrenada el pasado año, que empieza y termina en Carande, con tres horas de duración.

Pero aquí no acaba la aventura, ya que de manera muy cercana a Riaño se pueden conocer otras maravillas de la Montaña Oriental leonesa, como el Valle de Sajambre, en la vertiente más leonesa de los Picos de Europa, con innumerables rutas senderistas o el Valle de Valdeón, con pequeños pueblos como Caín donde parte la famosa ruta del Cares.

Gastronomía

Y para reponer fuerzas, que mejor la gastronomía local. Desde La Razón le ofrecemos dos alternativas pegadas a la tierra. Por un lado el tradicional cocido de la Montaña de Riaño, basado en una legumbre tradicional, los arvejos, acompañado de costillas, morro, legua, chorizo, tocino u oreja.

Cocido tradicional de la Montaña de Riaño
Cocido tradicional de la Montaña de Riaño FOTO: La Razón

Y el pasado año se presentaba un nuevo manjar gastronómico, la Empanada de Riaño, una elaboración que junta queso de cabra (Quesería la Prada) y cecina “Embutidos Yordas) y que se elabora en la Panadería Tomás