La Generalitat contempla un confinamiento domiciliario en los próximos 15 días en Barcelona

El Govern advierte que el encierro en casa está "encima de la mesa" si no se controlan los contagios con las medidas actuales

Aviso a los barceloneses. La Generalitat contempla un confinamiento domiciliario en los próximos 15 días en Barcelona si las actuales restricciones que afectan a la capital catalana y otros doce municipios del área metropolitana no mejoran los datos de los contagios de coronavirus. El director de la Unidad de Seguimiento de la Covid-19 en Cataluña, el epidemiólogo Jacobo Mendioroz, ha explicado esta mañana que si no surten efecto las medidas que han entrado hoy en vigor, solo quedará el cierre total porque es la “única medida” que se ha demostrado que funciona.

“Está siempre encima de la mesa. Desde el principio”, ha explicado Mendioroz en declaraciones a “Rac1″, aunque también ha advertido que quieren evitar tomar esta medida por las consecuencias “muy graves” que tiene sobre la salud de las personas y la actividad económica. “O transformamos la manera de hacer las cosas e ir protegidos o si no la enfermedad tiene una capacidad de crecimiento que no queda otra medida que confinar a todo el mundo en casa”, ha alertado.

El epidemiólogo ha precisado que es “difícil” saber cuándo se debería de tomar una medida de estas características porque dependerá de cómo evolucione la epidemia y ha explicado que la previsión es dar un margen de 15 días para comprobar si las restricciones y recomendaciones que tomó ayer el Govern funcionan. “Ahora tenemos medidas para compaginar el control del brote y actividad social y económica. Si en algún momento se descontrola, la situación puede cambiar”, ha afirmado, tras insistir en que el confinamiento total no es una decisión viable a “largo plazo” porque tiene consecuencias “a todos los niveles” y ha abogado por encontrar “un sistema de funcionamiento social que sea sostenible para proteger a las personas y las actividades”.

En una rueda de prensa posterior, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha tratado de alejar ese escenario al negar que Mendioroz haya planteado ese plan durante la reunión que ha mantenido la Generalitat con alcaldes de los municipios del área metropolitana de Barcelona afectados por las restricciones.

Asimismo, también ha explicado que el rebrote en la comarca del Segrià (Lleida) -confinada ahora hace 15 días- está a punto de alcanzar su máximo y esperan que la curva de contagios empiece a bajar en los próximos días.

Lo cierto es que la evolución epidemiológica en Barcelona es alarmante, como así lo demuestran los datos (Cataluña encadena cuatro días rebasando el millar de contagios y Barcelona y sus alrededores concentra la mayor parte), pero también preocupa el éxodo de barceloneses que se produjo ayer hacia segundas residencias -360.000 vehículos salieron del área metropolitana hacia municipios costeros-: la Generalitat advierte de que si aparecen muchos casos de golpe en los próximos días, también será necesario tomar medidas.

Mendioroz ha explicado que la Generalitat tiene dos vías para contener la epidemia: por un lado, la prohibición y confinamientos severos; por otro lado, promover medidas para romper las cadenas de contagios. La segunda vía, según ha considerado el epidemiólogo, es la más sostenible a “largo plazo”. “Hay que interiorizar que podemos hacer las cosas de una manera diferente”, ha asegurado. “Ahora hemos puesto medidas para autoconfinarnos y estar protegidos”, ha precisado.

Procicat metropolitano

Colau ha explicado que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha propuesto a los alcaldes de municipios afectados por brotes -tanto Barcelona como poblaciones próximas- crear un Procicat “metropolitano” para abordar la gestión de la crisis de manera conjunta entre ayuntamientos y Govern. Colau ha detallado que esta tarde está previsto que se convoque la primera sesión, y ha valorado generar un “espacio de coordinación estable” que reconozca el rol municipal en la crisis, propuesta que Torra ha trasladado en una reunión.