Àngels Ponsa: una técnica cultural convergente en la conselleria

La sustituta de Mariàngela Vilallonga ha sido directora general de Cooperación Cultural

El jueves por la mañana, Mariàngela Vilallonga asistía por la mañana a la inauguración del Fórum Edita, una actividad más dentro de su programación. Puede que sea casualidad o no, pero al salir del acto había sido destituida del cargo. En tres años, la conselleria ha tenido cinco responsables y la elegida ahora por Quim Torra para este cometido es Àngels Ponsa.

Torra ha elegido para este departamento a alguien que conoce las interioridades del mundo cultural catalán y, a la par, siempre ha demostrado su fe en las políticas de la antigua Convergència. Licenciada en Historia del Arte, el actual presidente de la Generalitat la nombró hace dos años directora general de Cooperación Cultural. No ha sido su único cargo a lo largo de su carrera. Previamente ha sido coordinadora del área de atención a las personas de la Diputació de Barcelona. Anteriormente fue diputada en el Parlament en tres legislaturas, las dos primeras por CiU y la última por Junts pel Sí. En la segunda de ellas fue la portavoz convergente en la Comisión de Cultura y Lengua.

Igualmente, Ponsa ha sido jefa del Servicio de Participación de la Asociación Catalana de Municipios, miembro de la Comisión Mixta de Cultura, del Consejo Social de la Lengua Catalana, del Consejo Escolar del Deporte y de la Junta de Museos de Cataluña, entre 2003 y 2007. En el ámbito municipal, fue teniente de alcalde-concejala de Servicios a la Persona del Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès (Cultura, Educación, Juventud y Cooperación), así como presidenta delegada del Organismo Autónomo del centro Cultural y del Patronato Municipal de Educación del Ayuntamiento de Sant Cugat (1995-2003).

Ponsa nunca ha ocultado ser una firme defensora de la independencia. En octubre de 2012, a un mes de las elecciones al Parlament, aseguraba que “no ha habido un solo momento que España haya necesitado el apoyo de Cataluña y no la haya tenido, en cambio, desde la otra parte somos incapaces de encontrar ninguno, el último ha sido el pacto fiscal “. Eso le hizo proclamar que “estamos llenos de argumentos para iniciar un camino diferente” que “no será fácil, pero vamos a salir”.

Sobre sus posibles líneas de actuación en el Departament, puede que una pista la encontremos en un artículo que publicó en 2015 y donde exponía que “en Cataluña necesitamos también una ley de mecenazgo, como tienen todos los países europeos; necesitamos una Ley de la propiedad intelectual que dé garantías a los creadores ya la innovación, y que evite el fraude y la piratería que tanto nos está perjudicando”.

En su cuenta de Twitter, donde suele ser bastante activa, ha aplaudido a Artur Mas cuando decidió no ir a los actos que se celebraban en Madrid por el día de la Constitución. “A eso se le llama coherencia y esto en política es un valor preciado”, dijo el 6 de diciembre de 2011.