El coronavirus paraliza el proceso del suplicatorio de Puigdemont en la Eurocámara

El Parlamento Europeo tiene que buscar una alternativa para facilitar las comparecencias de los afectados

El suplicatorio para levantar la inmunidad parlamentaria al eurodiputado y ex president de la Generalitat, Carles Puigdemont, así como a los ex consellers Toni Comin y Clara Ponsati, se encuentra paralizado por las medidas especiales del coronavirus a la espera de que el Parlamento Europeo encuentre una alternativa para facilitar las comparecencias de los implicados.

En este sentido, la Eurocámara prepara fórmulas para solventar los obstáculos derivados de la pandemia al proceso del suplicatorio que es presencial y confidencial. La comparecencia de los tres políticos independentistas ante la Comisión de Asuntos Jurídicos sería el pistoletazo de salida para relanzar el proceso.

Más allá de la presencialidad, la clave del trámite del suplicatorio es que exige una reunión confidencial en la Cámara, un problema que por el momento no se ha logrado sortear, aunque la Eurocámara ya ha desarrollado sistemas de votación secreta.

Según el presidente de Asuntos Jurídicos, Adrián Vázquez, el proceso se retomará “al día siguiente de que se normalice la actividad parlamentaria”. Con todo, el eurodiputado de Ciudadanos defiende que el trámite continúa y el trabajo de análisis de la documentación está avanzado.

Fuentes parlamentarias explican que una vez puedan comparecer el ex president y los ex consellers el proceso no se debería dilatar más de cuatro meses, aunque, a la vez, confluyen distintos factores y todo dependerá de la complejidad del caso, puesto que en otros suplicatorios el trámite se ha alargado más de un año.