Frank Sinatra: la conexión con Julio Iglesias y el Dúo Dinámico

El “crooner” norteamericano mantuvo una buena relación con el cantante español en los años 80

No hace falta presentar a estas alturas la vida y la trayectoria artística del cantante español más popular y exitoso de la historia,con centenares de millones de discos vendidos. Julio Iglesias, pueda gustar o no, tiene un estilo y personalidad únicas. Por su trayectoria, fama y también localidad de residencia, Miami, el “crooner” latino ha colaborado con multitud de artistas.

Quizá la conexión más conocida es la que tenía con el gran “crooner” americano, Frank Sinatra -y por extensión, con la mafia y el Rat Pack-, pero hay otras, como Diana Ross, y más sorprendentes, como Judas Priest, Funkadelic y Red Hot Chili Peppers, entre otras. Darían para varias historias.

Respecto a Sinatra, cabe recordar por ejemplo, que en 1983 Julio participó en la cadena CBS americana en el programa especial por el cumpleaños 68 de Sinatra. Cantó “Volver a empezar”. El cantante de Hoboken le presentó como “un ídolo europeo”.

La admiración era mutua, y se sabe que Barbara Sinatra también era fan de Iglesias. Fue durante esos años, la década de los 80, cuando hubo más relación entre ambos. Era la época en la que Julio alcanzó sus cotas más altas de éxito en Estados Unidos.

Hubo también una gala benéfica en Palm Springs, California, organizada por Sinatra, y Julio fue invitado a participar. Explica en sus memorias Ramón Arcusa, del Dúo Dinámico, y presente en esa cita, que en los aposentos propiedad de Frank, éste mostró una bola del mundo, y comentó, dirigiéndose a Iglesias, que “tú y yo somos conocidos mundialmente, pero aún no hemos ganado ningún Grammy”. Iglesias ganó en 2019 el honorífico Life Achievement Award de estos mismos premios.

Arcusa también compuso la canción “What’s a guy to do”, en 1985, que pensó que era ideal para un dueto entre ambos cantantes. A Iglesias le gustó la idea, y envió una caja de buen vino al “crooner” americano. Barbara Sinatra agradeció el detalle y anunció que su marido quería escuchar el tema. La cita sería en el casino Golden Nugget de Las Vegas, y ahí fueron Iglesias y Arcusa.

Llegaron al camerino de Sinatra, antes de su actuación en el mismo casino, y se encuentran a dos guardaespaldas. Se sentaron los tres artistas y Frank se hizo con la cinta, mientras el miembro del Dúo Dinámico cantaba el tema. Lo hizo dos veces, mientras Arcusa seguía emocionado. Acto seguido, Sinatra parece complacido, satisfecho, y anunció que iba a hablar con su productor del momento, Quincy Jones, para ver si grababan la canción.

Pasaron dos semanas y finalmente Sinatra llamó en persona a Iglesias. Le explicó que había hablado con Jones de la idea de la posible grabación, llegando a sopesarlo, pero había un problema. Frank no tenía en ese momento material suficiente para un álbum entero. Además, en esa época el afamado productor estaba más que ocupado trabajando con Michael Jackson en nada menos que uno de sus mejores y más exitosos discos, “Bad”, que aparecería en 1987. Y eso que Sinatra estaba en buena racha, tras el triunfo artístico y comercial de “L.A. is my lady”, el año anterior.

Todo se enfrió, y Sinatra no volvió a grabar hasta 1993, su famoso disco de duetos, en el que participó una interminable lista de artistas, desde Bono a Luther Vandross, pasando por Charles Aznavour, Anita Baker, Aretha Franklin y muchísimos otros. Frank pensó en Iglesias para un dueto, “Summer wind”, que finalmente se incluyó en la obra, más curiosa que de calidad.