Tortell Poltrona llama “inadaptados” en el pregón de la Mercè a las personas que no aprenden catalán

El popular payaso aprovecha su comparecencia sin público para leer una carta que le envió Jordi Cuixart desde la cárcel

Ha sido sin duda, y reconocido por todos, el pregón de la Mercè más extraño y atípico que se recuerda en Barcelona. Con unos pocos asistentes, entre ellos los concejales del Consistorio, mucho silencio, los discursos y nada más. Sin público, que acostumbra a llenar hasta la bandera la plaza de Sant Jaume, con independencia de la identidad del pregonero y de su discurso. La imposibilidad de poder mantener la distancia social así lo ha obligado.

En 2020, en el año de la pandemia y los confinamientos, le ha tocado el turno al payaso más popular de Cataluña, Tortell Poltrona. Con un tono diferente a lo acostumbrado, con toda seguridad debido a las circunstancias en las que está envuelta actualmente la humanidad en pleno, su comparecencia fue polémica, con un marcado e inesperado carácter político.

En su discurso, estuvo muy presente el independentismo, los políticos que están en la cárcel, el derecho a decidir e incluso el uso del catalán. Este último punto ha causado una fuerte polémica, cuando el payaso ha calificado de “inadaptados” a las personas que viven en Cataluña, pero que no aptrenden ni hablan el catalán. Concretamente, Poltrona ha dicho “quien rechaza la lengua y cultura de un lugar se puede decir que son unos inadaptados”.

En ese momento, el presidente del grupo de BCN Canvi en el Ayuntamiento de Barcelona, Manuel Valls, y su homóloga de Cs, Luz Guilarte, han abandonado el pregón de la Mercè.

“Hay gente empeñada en pensar que nuestra lengua es el castellano y nosotros, venga a hablar catalán. Se ve que debemos de tener problemas mentales. Quizás piensan que su lengua es más importante que la de mi madre. Pues no. Quien rechaza la lengua y cultura de un lugar, como mínimo, se puede decir que son unos inadaptados”, se explayó con ironía el pregonero.

En un tuit, Guilarte ha expresado posteriormente "lástima y decepción por el discurso, porque esperaba un pregón para todos los barceloneses y no un discurso político al servicio de una ideología”, mientras que Valls ha lamentado en otro tuit que eso no era un pregón.

Por su parte, el concejal del PP en el Ayuntamiento, Óscar Ramírez, tuiteó que “es lamentable que el pregón de la Mercè de 2020, un año tan complicado para Barcelonapor el covid-19, sirva para que el pregonero de Ada Colau, el payaso Tortell Poltrona lo politice a favor del separatismo, defendiendo a políticos presos, el derecho a decidir o menospreciando el castellano”.