La Generalitat tiene la competencia para cobrar las multas graves por el coronavirus en Barcelona

Batlle revela que la Guardia Urbana solo recauda las sanciones consideradas leves

La Sala Conjunta de Comandamiento de Barcelona
La Sala Conjunta de Comandamiento de BarcelonaFacebook Guardia Urbana

El teniente de alcalde de Seguridad y Prevención del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, ha dado a conocer que las consideradas multas graves relacionadas con la Covid-19 en la ciudad no las cobra la Guardia Urbana, sino que se hace cargo la Generalitat.

Una vez incoado y tramitado el expediente, esta tenencia de la alcaldía las traslada a la Generalitat, que de esta manera recauda las sanciones, que son de hasta 600.000 euros. Esta resolución se publicó el miércoles 21 de octubre en la “Gaseta Municipal”, el boletín del Ayuntamiento. El motivo de esta competencia que ahora es de la Generalitat es por un decreto del ejecutivo catalán, de rango administrativo superior al municipal.

El resto de sanciones, leves y graves que pone la Guardia Urbana en la capital catalana las tramita y cobra el Ayuntamiento. El departamento de Interior tiene la competencia para gestionar las denuncias de las policías locales, pero en el caso de Barcelona, la Carta Municipal (una especie de Constitución local que en España solo tienen Barcelona y Madrid) recoge que el Ayuntamiento tiene la potestad para hacer los cobros. El acuerdo con el Govern se formalizó en julio, así como la aprobación por parte del pleno municipal.

Desde el pasado 1 de septiembre y hasta el 18 de octubre, la Guardia Urbana ha desalojado un total de 28.822 personas por incumplir las restricciones sanitarias y ha interpuesto 3.772 denuncias por consumo de alcohol en la vía pública. Durante el mismo periodo de tiempo, la policía local ha realizado 41.995 avisos por no llevar la mascarilla y ha sancionado a 1.512 ciudadanos. La mayoría de las multas que ponen los agentes son por el incumplimiento de la Ley de Salud Pública.