Cataluña inicia los cribados masivos tras rebajar la cifra diaria de contagios

Seis municipios del área metropolitana han empezado ya con los tests para detectar casos asintomáticos

La consellera de Salud, Alba Vergès, de visita en uno de los cribados masivos en La Llagosta
La consellera de Salud, Alba Vergès, de visita en uno de los cribados masivos en La LlagostaLa Razón

Una vez la incidencia del virus en Cataluña ha empezado a disminuir notablemente, la Generalitat se ha echado a la calle a hacer cribados masivos con tests rápidos de antígenos o PCR, estrategia que ya funcionó en verano para detectar los contagios y que ha copiado ahora también al gobierno de Isabel Díaz Ayuso de la Comunidad de Madrid. Así, desde ayer, se inició en seis municipios del área metropolitana de Barcelona (Badalona, Mataró, Santa Coloma de Gramenet, Sabadell, la Llagosta y Mollet del Vallès). Hoy ha empezado en Rubí y el lunes comenzará en Terrassa.

Las pruebas se están llevando a cabo en personas asintomáticas y mayores de 16 años. Se realizan tests rápidos de antígenos, que permiten tener el resultado en menos de 15 minutos y, en caso de que la persona dé positivo, recibirá una llamada inmediata para iniciar un aislamiento domiciliario. Tanto en la Llagosta como en Mollet se convoca a toda la población a hacer las pruebas. En el resto de municipios, el cribado se centra en solo una, dos o tres áreas básicas de salud.

En este sentido, ayer se hicieron 1.980 pruebas PCR y 1.896 tests rápidos. Esta estrategia, sostiene la Generalitat, tiene como objetivo “frenar la extensión del virus”. “Se trata de detectar el máximo número posible de personas infectados, ya que hay personas que no presentan síntomas y pueden transmitir el virus”, afirma.

Lo cierto es que la segunda ola parece más controlada en Cataluña. Por ejemplo, el balance de contagios en la semana del 9 al 15 de noviembre alcanzó los 19.542 casos, mientras que la semana del 16 al 22 de noviembre bajó hasta los 13.109. Esta semana que ha empezado el lunes 23 de noviembre, la media de contagios diarios cae de forma notable: se han registrado en 48 horas 2.035, es decir, una media de poco más de 1.000 casos -este es uno de los tres objetivos que se ha marcado la Generalitat, que los contagios diarios no superen los 1.000-.

La presión hospitalaria -otro de los objetivos es que el número de pacientes máximo en UCI no supere los 300- también está disminuyendo: el número de hospitalizados se sitúa en 2.018, cuando hace dos semanas -el 9 de noviembre- era de 2.793; y, el número de pacientes en UCI se sitúa en 509 -el miércoles 11 de noviembre alcanzó el pico máximo en 597-.