Elecciones Catalanas

Esquerra da prioridad a la CUP en la ronda de contactos para la investidura

Los republicanos inician las conversaciones con los anticapitalistas. Después irá JxCat y los Comunes

BARCELONA, 15/02/2021.- El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonés (d), sale de la sede del partido en Barcelona junto a otros miembros tras haberse reunido este lunes para valorar los resultados que obtuvieron ayer en la elecciones autonómicas. EFE/Marta Pérez
BARCELONA, 15/02/2021.- El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonés (d), sale de la sede del partido en Barcelona junto a otros miembros tras haberse reunido este lunes para valorar los resultados que obtuvieron ayer en la elecciones autonómicas. EFE/Marta Pérez FOTO: Marta Perez EFE

A diferencia de la anterior legislatura en Cataluña, que arrancó con un prolongado bloqueo a la investidura, los partidos vencedores y con opciones de presidir la Generalitat han acelerado los pasos para tratar de formar gobierno a toda prisa. Esquerra, como el PSC, se ha puesto en marcha y ya ha designado un equipo negociador y ha establecido el orden para iniciar contactos con los partidos potencialmente aliados: en este sentido, ha dado prioridad a la CUP, por delante de JxCat y los Comunes.

Pere Aragonès ha insistido en excluir a día de hoy al PSC de un pacto de gobierno, algo que se da por hecho en esta fase tan inicial porque ha sido el mensaje que ha lanzado durante toda la campaña electoral y un giro tan abrupto ahora no lo entenderían los electores. En este sentido, el propio Aragonès ha asegurado que es “imprescindible” un gobierno de frente amplio que incluya tanto a la CUP como a JxCat y Comunes. En toda una declaración de intenciones de los republicanos, que no tienen ningún entusiasmo por repetir la coalición limitada al partido de Laura Borràs y Carles Puigdemont, han convocado primero a la CUP para iniciar las negociaciones.

Los anticapitalistas ya han asegurado que están dispuestos a asumir cualquier responsabilidad, alimentando así su interés por entrar en un gobierno de la Generalitat tras años de oposición. Si bien, también es cierto que el nivel de sus exigencias puede hacer descarrilar las negociaciones en cualquier momento.

Tras la CUP, los contactos serán con JxCat y los Comunes. Ambas formaciones se vetan y rechazan formar parte de un acuerdo conjunto, circunstancia que impide la configuración de este gobierno amplio que pretende formar Aragonès.

El equipo negociador nombrado por Esquerra lo forman Marta Vilalta, Josep Maria Jové, Sergi Sabrià y Laura Vilagrà. Tanto Vilalta como Jové ya forman parte de la mesa de diálogo entre la Generalitat y el Gobierno, mientras que Sabrià es un peso pesado -presidente del grupo parlamentario republicano- y Vilagrà es la número dos en las listas electorales.

Lo cierto es que las prisas se están imponiendo entre Aragonès e Illa, que también ha iniciado contactos para su investidura. Y eso que hay margen aún hasta la constitución del Parlament, que será el 12 de marzo, y el primer intento de investidura, previsto para 10 días hábiles después (24 y 26 de marzo). Ambos líderes son conscientes de que Cataluña no puede perder ni un minuto porque, por ejemplo, es una de las pocas autonomías que ha tenido que prorrogar presupuestos en plena pandemia.

Está por delante el reto de los presupuestos, pero también el de la gestión de los fondos europeos, cuestiones que requieren de tener un Govern formado lo más pronto posible. También influye mucho en la reacción de los líderes políticos la muestra de desafección que ha dado la ciudadanía, como han reflejado los datos de participación: ha caído 25 puntos, pasando del 79% al 53%. El gobierno catalán está en funciones desde finales de septiembre cuando inhabilitaron a Quim Torra.