La pandemia convierte a los menores de Sarriá- Sant Gervasio en objetivo de los delincuentes

Grupos de adolescentes acechan a los escolares y vecinos menores de edad del distrito para sustraerles principalmente el móvil

Mossos  y Guardia Urbana han intensificado su presencia en las zonas en las que se han registrado más robos
Mossos y Guardia Urbana han intensificado su presencia en las zonas en las que se han registrado más robos

La mayoría son menores y actúan en grupo. Algunos van en patinete eléctrico y habitualmente esperan a sus víctimas en los aledaños de los centros escolares o en lugares de reunión habituales de los adolescentes.

Su objetivo son principalmente los móviles, pero en ocasiones también buscan dinero. Y han puesto en alerta a los menores, a sus familias y a los centros escolares del distrito de Sarriá-San Gervasio, donde en los dos últimos meses se han registrado 40 robos a adolescentes: 23 en Sarriá, 3 en Tres Torres, 5 en San Gervasio-Bonanova; 8 en San Gervasio-Galvany  y uno en el Putxet y Farró.

Tal y como fuentes de los Mossos d’Esquadra del distrito han confirmado a la Asociación de Vecinos de Tres Torres, “hay una cierta sensación de inseguridad y lo cierto es que sí que se ha notado un aumento de casos en los dos últimos meses”, un incremento que se explicaría por la caída del turismo. “Con la pandemia se ha registrado un descenso generalizado de los delitos en la ciudad, que se estima de en torno al 40%, pero también es verdad que, al no haber turistas, aquellos que operaban en el centro de Barcelona se buscan la vida y han visto en estos menores, que suelen llevar móviles muy caros, a las víctimas perfectas”, comentan las mismas fuentes. Así pues, los asaltantes “suelen proceder de otras zonas de la ciudad o de ciudades del entorno de Barcelona” y tal y como manifiestan las víctimas “se trata también de grupos de menores de edad”. Y pese a que a priori no usan la violencia, aunque sí la intimidación, para acometer sus robos, pueden emplear la fuerza para hacerse con su botín.

Así las cosas, algunas escuelas de la zona ya han enviado un comunicado a las familias advirtiéndoles de la situación y ofreciéndoles algunos consejos prácticos para evitar que sus hijos sean víctimas también de estos robos. Es el caso del Colegio Real Monasterio de Santa Isabel, ubicado en Sarriá, justo en el límite con Tres Torres. “Desde que regresamos después de las Navidades, casi todas las tardes sabemos de algún episodio”, admite Tote García, subdirectora del centro, razón por la cual decidieron transmitir su inquietud por esta situación a los Mossos d’Esquadra, que se han planificado servicios conjuntos con Guardia Urbana, tanto de uniforme como de paisano, en los puntos más calientes, como las salidas de las escuelas. “Desde que pusimos en conocimiento de Mossos y Guardia Urbana la situación, ha aumentado la presencia policial en la zona y parece que han disminuido los robos”, confirma Tote García.

Según las cifras que maneja la policía autonómica, ya se han resuelto cuatro casos, mientras que se han practicado nueve detenciones, de las cuales siete eran menores de edad. Sin ir más lejos, hace un par de semanas arrestaron a dos chicas de 14 y 15 años. “La idea es, en las zonas más calientes, combinar el patrullaje de agentes uniformados ofreciendo así una sensación de seguridad con un operativo de agentes de paisano para pillar ‘in fraganti’ a los delincuentes”, señalan desde Mossos, quienes destacan que con el plan de acción contra la multirreincidencia que se ha puesto en marcha, la detención de este tipo de delincuente es mucho más efectiva.

Paralelamente, además, en el Colegio Monestir de Santa Isabel se ha llevado a cabo también una labor pedagógica con los alumnos a partir de quinto de Primaria promovida por el propio centro escolar y bajo el asesoramiento de los Mossos de Esquadra. Las principales directrices a seguir para evitar ser víctima de estos robos son: procurar ir en grupo por la calle, no coger callejones y evitar zonas oscuras, no llevar encima cosas de valor prescindibles y, en el caso del móvil, no llevarlo visible, ir atentos a lo que sucede alrededor ya que como apuntan desde los Mossos los asaltantes son fácilmente identificables porque desentonan con el entorno y, en última instancia, llamar al 112. Unas recomendaciones que desde la policía autonómica hacen extensivas a todos los adolescentes del distrito.