Cataluña no recuperará el PIB precovid hasta mediados de 2022

La economía catalana sufrió un retroceso del 11,5% a causa de la pandemia, según datos de la Cámara de Comercio

Vista del Puerto de Barcelona
Vista del Puerto de BarcelonaPUERTO DE BARCELONA

Pasados casi cinco meses de 2021, la fotografía del agujero económico provocado por el covid no ofrece dudas. Sólo el año pasado, el PIB catalán se contrajo un 11,5% por lo que la autonomía, según datos de la Cámara de Comercio de Barcelona, necesitará casi dos ejercicios para recuperarse. En este contexto, la corporación calcula que el PIB no se recuperará hasta 2022, con un 6% este año, recuperando la mitad de lo perdido en el 2020, y la otra mitad, a lo largo de 2022 (con otro 6,1%).

La Cambra cree que aunque el primer trimestre del año ha sido más flojo de lo esperado por las restricciones de la pandemia, la recuperación se notará ya a partir del segundo trimestre y dará un acelerón importante especialmente en el tercero, con la llegada del verano.

El informe, elaborado a partir de estimaciones efectuadas por el servicio de estudios de la Cambra y por el equipo AQR-Lab de la UB, estima que la tercera ola de la pandemia hizo que el PIB catalán retrocediera dos décimas en el primer trimestre de 2021 en la comparativa con el anterior, pero pronostica que en el segundo trimestre se avanzará un 1,2 % respecto a los tres meses anteriores.

El jefe de estudios de la Cámara de Barcelona, Joan Ramon Rovira, ha explicado que el mercado de trabajo ha mejorado en el primer trimestre de 2021 gracias a la apertura previa de Semana Santa, lo cual “ha permitido reducir los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE)”. Con todo, el pronóstico de la Cambra es que, incluso recurriendo a los ertes, la tasa de paro podría crecer un punto este año en Cataluña, hasta el 13,5%, para volver a reducirse hasta un 12,7% en 2022. Rovira ha añadido que los sectores de la hostelería y el transporte han mejorado significativamente sus perspectivas para el segundo trimestre, junto con el comercio y otros servicios que también las han mejorado “pero en menor medida”. Considera que la recuperación de la confianza empresarial se da en forma de “V” asimétrica, mientras que la industria y la construcción moderan las perspectivas tras el fuerte repunte de los trimestres anteriores.

Para Roca es una “buena noticia” que la industria continúe el gradual proceso de recuperación de la mano de las exportaciones, que se han incrementado un 6,4% en febrero a pesar de los efectos del Brexit, la crisis del automóvil y el encarecimiento del transporte marítimo procedente de los países asiáticos. Sobre los datos de la EPA publicados este jueves, Rovira ha señalado que son positivos y que el curso en Cataluña ha sido un poco mejor que el del conjunto de España, aunque ha destacado que hay que tener en cuenta que los datos no incluyen las personas en ERTE, lo cual hace que el reflejo de la evolución de la actividad laboral “no sea tan directo”.

Pese a las incertidumbre que aún genera la pandemia, esta corporación ve “motivos para el optimismo”, si bien su presidenta, Mònica Roca, ha dicho que para recuperar los niveles precrisis a finales de 2022 deben darse cinco condiciones. Lograr la inmunidad de grupo este año, recuperar en torno a un 50% o 60 % de la actividad del sector turístico; un repunte del consumo privado favorecido por el ahorro de familias no afectadas por la crisis; agilidad en la concesión de ayudas directas a empresas y autónomos, y aprovechar los fondos europeos son estos cinco factores que deben apuntarlar la recuperación.