Anulan la orden de detención de la diputada de la CUP Laia Estrada

Está siendo investigada por desórdenes públicos a partir de las manifestaciones del 21 de diciembre de 2018 contra el Consejo de Ministros

La diputada de la CUP Laia Estrada sale del Parlament de Cataluña poco después de conocerse que el juzgado de instrucción número seis de Tarragona ha dictado una orden de detención contra ella para que acuda a declarar por su participación en una protesta del 21 de diciembre de 2018, al no haber declarado voluntariamente en dos ocasiones. EFE/Quique Garcia
La diputada de la CUP Laia Estrada sale del Parlament de Cataluña poco después de conocerse que el juzgado de instrucción número seis de Tarragona ha dictado una orden de detención contra ella para que acuda a declarar por su participación en una protesta del 21 de diciembre de 2018, al no haber declarado voluntariamente en dos ocasiones. EFE/Quique GarciaQuique GarciaEFE

El juzgado de instrucción número 6 de Tarragona ha dejado sin efecto la orden de busca y captura contra la diputada de la CUP, Laia Estrada, que está siendo investigada por desórdenes públicos a partir de las manifestaciones del 21 de diciembre de 2018 contra el Consejo de Ministros. Según ha explicado la diputada Estrada, la jueza ha desactivado la orden porque no ha podido aclarar si el TSJC -que actualmente lleva la causa abierta contra la diputada- va a indicar que califique la detención.

Por su parte, la presidenta del parlamento, Laura Borràs, recordó a la justicia española que Estrada tiene inmunidad como diputada de la cámara y que no puede ser detenida salvo en caso de cometer un delito flagrante. Borràs pidió una certificación oficial de los servicios jurídicos del parlamento y explicó que el artículo 22 del reglamento reconoce la inmunidad de los diputados, de acuerdo con el artículo 57 del estatuto: “Los miembros del parlamento son inviolables por los votos y las opiniones que emitan en el ejercicio de su cargo. Durante su mandato gozan de inmunidad con el efecto concreto de que no pueden ser detenidos si no es en caso de delito flagrante”, recuerda.

La orden de detención es fonamentava en el momento en que Estrada no se presentó al tribunal de instrucción, cuando se la citó para declarar el 30 de diciembre de 2020 y el 21 de enero de 2021. Tras las elecciones del 14-F, la jueza envió el expediente de Estrada al TSJC tras su condición de diputada, indicando que sólo faltaba hacer la declaración.

El TSJC devolvió el caso al tribunal de Tarragona porque entendía que la instrucción era “totalmente insuficiente” para atribuir a Estrada un delito de desórdenes públicos que justificara investigarla. En este sentido, el TSJC reclama a la jueza que emita una exposición razonada en la que delimite los indicios delictivos que pesan contra la diputada de la CUP. En opinión del tribunal ,la instrucción remitida por la jueza de Tarragona “es prácticamente inexistente respecto de la investigada aforada”.

El 21 de diciembre de 2018 comenzó con tandas en diversos carros y concentraciones en varios puntos de Barcelona y cajeros de los Mossos d’Esquadra a tocar de la Llotja de Mar, donde se hizo el Consejo de Ministros. A la tarde, una manifestación multitudinaria -80.000 personas, según los organizadores- se desplegó en las calles para protestar contra la presencia del gobierno español en la ciudad. La movilización barcelonesa tuvo lugar en otros lugares del Principado como Girona, la Ampolla, Tarragona, Lleida. Este día los Mossos d’Esquadra han detenido a 13 personas, de las cuales 10 en Barcelona y 3 en la Ampolla. Según informó Irídia, un joven perdió un testículo por culpa de los cánones policiales.

Tras conocer la orden de detención mientras participaba en el pleno parlamentario que se desarrolla este jueves, Estrada compareció ante los medios para denunciar una situación que considera “absurda” y “dantesca”.

“Si quieren venir a detenerme, hagámoslo rápido y acabemos ya con esta historia”, dijo ayer, refiriéndose a los Mossos d’Esquadra que participan en el dispositivo de seguridad del pleno del Parlament.

La diputada de la CUP recordó que el 21 de diciembre de 2018 participó en las protestas en Tarragona contra la celebración de un Consejo de Ministros en Barcelona ese mismo día, pero ha recalcado que los manifestantes se dedicaron a “caminar muchísimo” sin que hubiese “ningún tipo de desorden ni de violencia”. Pese a ello, “se nos imputan delitos de desórdenes públicos, que implican violencia”, denunció.