Un estudio prueba que un fármaco que potencia la regeneración de las células madre aumenta la supervivencia media en ratones

Este tratamiento actúa sobre la proteína Cdc42, que en el investigaciones previas ya se había comprobado que es más activa a medida que aumenta la edad del individuo

Células madre / AP Photo/Nati Harnik
Células madre / AP Photo/Nati Harnik

Las células madre dan lugar a los otros tipos celulares del organismo, de manera que continuamente se van regenerando como mecanismo para poder compensar la muerte celular, sin embargo, esta capacidad de regeneración se pierde con el paso del tiempo, con el envejecimiento del individuo.

Paralelamente, estudios de investigación previos habían permitido detectar en estas células una proteína, la Cdc42, que tiene una función en el citoesqueleto de la célula, más activa cuando aumenta la edad. Antes esta evidencia, científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) y del Programa de Translación Clínica en Medicina Regenerativa de Cataluña (P-CMR[C]), en colaboración con la Universidad de Ulm en Alemania, pusieron en marcha un estudio para comprobar los resultados de la aplicación de un tratamiento inhibidor de la proteína Cdc42, que ya habían probado anteriormente ‘in vitro para observar ciertos cambios que eran indicadores de una mejor capacidad de regeneración, en las células madre hematopoyéticas, es decir, de la sangre, y en las del músculo de ratones.

“Por un lado, en el músculo, hemos detectado que en los ratones viejos a los que se les ha aplicado este tratamiento, que llamamos CASIN, hay una mejor capacidad locomotora y una mejora en lo que se refiere a la fuerza y hemos visto que ello se debe a una mejora en la capacidad de regeneración de las células madre del músculo”, explica Sara Montserrat, investigadora de IDIBELL y del P-CMR[C] y primera autora, quien a continuación añade que “por otro lado, en las células madre hematopoyéticas lo que vemos son ciertos cambios que nos indican que también podrían estar rejuvenecidas, es decir que las células madre de los organismo viejos son un poco más parecidas a las de los jóvenes en aspectos como la polaridad de ciertas proteínas, la localización de estas células en la médula ósea o la expresión de ciertos genes ”.

En definitiva, en dicha investigación se observó una “mejor capacidad de regeneración de las células y, además, comprobamos que, al trasplantarlas en ratones que están inmunodeprimidos, aumenta su supervivencia media en un 25%”, indica Montserrat.

Estos resultados indican el gran potencial de un tratamiento que, hipotéticamente, podría tener un sinfín de aplicaciones en la práctica clínica. Como menciona a modo de ejemplo la investigadora, “en leucemias, que tienen un peor pronóstico en gente mayor, para quienes los tratamientos actuales no resultan tan efectivos y provocan muchos más daños, se podría aplicar este tratamiento para mejorar la capacidad de regeneración de las células madre hematopoyéticas para que éstas eliminen las malas y eso ayude a combatir la enfermedad, mejorando la efectividad del tratamiento estándar de leucemias en ancianos, de manera que ya no serían necesarias tantas terapias que resultan perjudiciales para la salud del paciente”.

“También es posible que, aplicando el tratamiento en un músculo dañado, éste se regenere mejor”, indica la investigadora”, quien, además, apunta “se ha visto que en las células de los fóliculos pilosos, en la base del pelo, también está aumentada la proteína Cdc42 y el tratamiento parece que mejora la capacidad de regeneración, de manera que, hipotéticamente, también serviría para tratar la pérdida de pelo con la edad y lo mismo sucede con el intestino”, comenta Montserrat, quien además apunta que “en los que se refiere a la toxicidad, lo que se ha visto en ratones es que parece que no daña otras cosas”.

En cualquier caso, por el momento, los investigadores están estudiando esta proteína en otros tejidos, como las células endoteliales de la piel, y están poniendo sobre la mesa la posibilidad de probar el tratamiento con otras estrategias, ya que en este primer estudio se ha hecho de una manera corta, durante pocos días. pero por ahora solo en ratones.