Sociedad

Las lianas pueden estar empeorando el cambio climático

Las lianas restringen el crecimiento de los árboles más pequeños del Sudeste Asiático.

Foto aérea de un bosque en el valle de Danum (Malasia) tomada por un dron utilizado en el estudio
Foto aérea de un bosque en el valle de Danum (Malasia) tomada por un dron utilizado en el estudio FOTO: Autoría de la Dra. Catherine Waite, Universidad de Nottingham Creative Commons

En principio, podría parecer que toda planta es bienvenida en la lucha contra el cambio climático, pero, en realidad, nada es tan sencillo. Un nuevo estudio sugiere que las lianas podrían ser un factor negativo en la lucha contra el cambio climático. Estamos acostumbrados a pensar que los bosques son el pulmón del planeta y que la lucha contra el cambio climático requiere que estas plantas produzcan oxígeno como si no hubiera un mañana, pero, en realidad, hay algunos fallos de concepto en este planteamiento. La idea general es correcta: las selvas producen oxígeno y, durante esa actividad, contribuyen a reducir las causas del cambio climático. No obstante, hay detalles que estamos pasando por alto y, para comprender la importancia que tienen estas lianas, necesitamos dejarlo claro.

En primer lugar, si bien es cierto que las selvas son grandes productoras de oxígeno, es algo exagerado llamarles “los pulmones del planeta”. Los datos nos dicen algo diferente y apuntan a los océanos como los principales productores de oxígeno. Concretamente a toda la vida fotosintética que contienen, desde bacterias a algas pasando, por supuesto, por las plantas. El segundo detalle tiene que ver con este concepto que acabamos de enunciar, “la fotosíntesis”, y en este caso hace falta dedicarle algo más que un par de frases.

Un trueque gaseoso

La fotosíntesis es el proceso por el cual, algunos organismos, son capaces de emplear la energía de la luz solar para transformar materia inorgánica en orgánica con la que nutrirse. En ese proceso, para formar sus estructuras y crecer, los organismos fotosintéticos captan dióxido de carbono de la atmósfera y liberan oxígeno como residuo. Esto último es clave para lo que tratamos de entender, porque el dióxido de carbono resulta ser uno de los principales gases de efecto invernadero y, nuestra actividad industrial está aumentando notablemente su concentración en la atmósfera, exacerbando con él el cambio climático.

A partir de estas premisas parece lógico pensar que podemos enfrentar la crisis climática de dos formas, principalmente. Una es reduciendo nuestras emisiones de dióxido de carbono mediante la estrategia que sea. Por otro lado, podemos tratar de retirar dióxido de carbono de la atmósfera para reducir su concentración. Y, vaya, casualmente eso es lo que hemos dicho que hacen los árboles, captando el carbono del dióxido de carbono y fijándolo en su madera. Pues bien resulta que los bosques del Sudeste Asiático producen un 50% más de madera que los del Amazonas, lo cual significa que tienen un papel predominante como sumideros de carbono. Este es el motivo por el que un nuevo estudio ha decidido centrar sus esfuerzos en el Sudeste Asiático y el impacto que tienen en sus selvas las lianas.

Raquitismo arbóreo

El nuevo estudio, tras estudiar el dosel selvático empleando un avión que analizó con láseres la distribución de lianas en la zona. El resultado sorprendió a los investigadores, porque las lianas rodeaban, sobre todo, a los árboles de menor porte, dejando a los mayores más libres para seguir creciendo. Esto confronta algunas de las ideas que los expertos tenían hasta ahora y plantea problemas medioambientales. Al crecer en torno a árboles jóvenes, las lianas, que podemos imaginarlas como enredaderas leñosas, constriñen sus troncos y, por lo tanto, limitan su crecimiento, impidiendo que se conviertan en árboles de gran tamaño. Dicho de otra manera: limitan la cantidad de dióxido de carbono que pueden captar al afectar a su producción de madera.

Este raquitismo arbóreo afecta a los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera y, comprender mejor la manera en que crecen las lianas, podría ayudar a combatirlo de una forma diferente. Hacen falta más estudios que profundicen en las relaciones que guardan las lianas con otras especies, tanto vegetales como animales, para comprender de qué manera afectaría al ecosistema un cambio en sus poblaciones. Del mismo modo, sería interesante analizar las diferencias entre las lianas de esta zona del mundo, tan importante para la absorción de carbono, y las de otros lugares, como pueden ser las selvas de Centroamérica y Sudamérica. En cierto modo, lo que se está sugiriendo de forma indirecta es actuar como ingenieros que, en lugar de optimizar la estructura de una ciudad, hacen lo propio con las grandes masas vegetales. Algo que podría ayudar a paliar el daño que producimos por otro lado.

QUE NO TE LA CUELEN:

  • Hay un gran trecho desde los resultados de este tipo de estudios hasta obtener el conocimiento necesario para poder intervenir en el medio ambiente. Por ahora el estudio solo enuncia las relaciones que han encontrado para, tal vez, en un futuro, soportar sobre ellas nuevos estudios que ya estén más orientados a la posibilidad de modificar la situación de las lianas en el medio ambiente.

REFERENCIAS (MLA):

  • Landscape-scale drivers of liana load across a Southeast Asian forest canopy differ to the Neotropics. Journal of Ecology