La caída del PIB y del empleo en la Comunitat, por encima de la media

La Cámara de Comercio advierte de que si no se adoptan medidas para reactivar la demanda se registrará un aumento del cierre definitivo de empresas

La Comunitat Valenciana ha sido una de las regiones españolas más afectadas por la pandemia, tanto en términos de caída del PIB como del empleo. Así lo muestra un informe hecho público ayer por la Cámara de Comercio de Valencia, según el cual el PIB valenciano se desmoronó un 25 por ciento durante el segundo trimestre del año, frente a la media española, situada en el 22 por ciento.

Por lo que respecta al empleo, entre los meses de marzo y agosto el número de parados en la región se ha incrementado un 20,3 por ciento, si bien la mayor caída se produjo durante los meses de marzo y abril. En cuanto al número de afiliados a la Seguridad Social se ha reducido un 4,1 por ciento. Ambas tasas, señala el informe, son más elevadas que las registradas en el conjunto de la media española.

El mayor deterioro del mercado laboral valenciano se produce por la propia especialización productiva de la economía valenciana (con un elevado peso de actividades intensivas en mano de obra) y del mayor peso de los colectivos vulnerables (trabajadores con contrato temporal y menos formados).

Por sectores, entre los meses de marzo y abril el paro registrado aumentó en todos, pero especialmente en la construcción, donde lo hizo un 40 por ciento. En servicios e industria el aumento fue del 20 por ciento, suavizado por la utilización de los ERTE.

Tras alcanzar el paro registrado en junio el nivel máximo, en julio y agosto se produjo un descenso moderado y progresivo. Con el proceso de desescalada y reactivación, las empresas de industria y servicios han procedido a sacar trabajadores de los ERTE. El paro en la construcción también se ha reducido, un cuatro por ciento, aunque el desempleo en el sector agrario y entre los que buscan su primer puesto de trabajo o el desempleo de larga duración aumenta considerablemente.

La clave de la evolución del empleo durante el último trimestre del año se encuentra en qué va a pasar a partir de octubre con todos aquellos trabajadores que todavía están en un ERTE.

Con respecto a las causas de la mayor gravedad de la crisis en la Comunitat Valenciana, el informe señala que el elevado peso del turismo (especialmente del extranjero) y de la hostelería, así como de la industria manufacturera de bienes de consumo explica buena parte de esta caída más intensa en la región valenciana.

El documento de la Cámara de Comercio indica que los diferentes indicadores apuntan a una recuperación gradual a lo largo del tercer trimestre, aunque mas lenta de lo esperado debido a la aparición de rebrotes en los contagios y a la «imposición» de nuevas restricciones.

El ente cameral advierte además de que «de no tomarse medidas específicas que reactiven la demanda, en el último trimestre del año se registrará un aumento del cierre definitivo de empresas en el sector de la restauración, el alojamiento, el ocio y todas las actividades ligadas al turismo.

Y es que el sector viene registrando datos más que preocupantes durante los últimos meses.

En julio, el número de visitantes extranjeros, los viajeros y pernoctaciones en establecimientos hoteleros y apartementos, o el transporte aéreo, retrocedieron prácticamente un 70 por ciento con respecto a las cifras del años anterior.