Una ferretería de la Pobla y un comercio de Manises, en Valencia, hacían el test de covid de forma clandestina

La Guardia Civil se incauta de más de 3.300 unidades de test rápidos de coronavirus para su venta ilegal

Intervenidos más de 3300 test rápidos de Covid-19 que iban a ser utilizados para su venta ilegalGuardia CivilLa Razón

La Guardia Civil se ha incautado de más de 3.300 unidades de test rápidos de la covid-19 que iban a ser vendidos de forma ilegal en varias localidades de la provincia de Valencia.

En el marco de la operación CHERPI, llevada a cabo por el Área de Investigación de la Guardia Civil de la localidad valenciana de la Pobla de Vallbona, se ha procedido además la investigación de tres personas por un delito contra la salud pública.

Según un comunicado emitido por la Guardia Civil, la investigación se inició tras conocer por medio de una empresa farmacéutica que se estaban realizando sin autorización test rápidos de la covid-19 en dos locales de sendas localidades valencianas: una ferretería de la Pobla de Vallbona y un comercio de Manises.

Los agentes, tras conocer la actividad, realizaron una inspección en ambos establecimientos y comprobaron que en la trastienda de uno de ellos se encontraba una bolsa con una caja de test de coronavirus junto con diferentes utensilios para su uso.

Además, se pudo observar que algunos de los test rápidos habían sido utilizados anteriormente, según fuentes de la Guardia Civil.

Por todo ello, se procedió a la incautación de los test. De las investigaciones realizadas se pudo comprobar que una de las personas investigadas contaba con un contacto y varias empresas que ofrecían la compra de los test rápidos.

Con la investigación realizada por parte de los agentes y las informaciones facilitadas, se han inspeccionado diferentes empresas y comercios de las localidades de la Pobla de Vallbona, Paterna, Catarroja, Torrente, Manises y València. En estas inspecciones se ha contado con la ayuda de técnicos e inspectores de Sanidad.

Según las investigaciones de la Guardia Civil, se pudo detectar que las empresas ubicadas en las poblaciones de Catarroja y Paterna son las que abastecían al comercio de Manises y la ferretería de la Pobla de Vallbona.

Los investigados y efectos incautados fueron puestos a disposición del Decanato de los Juzgados de Llíria (Valencia).