Los hoteleros reclaman la devolución de las tasas al Ayuntamiento de Valencia

También piden una línea específica de ayudas

Los hoteleros han sufrido especialmente las consecuencias de la pandemia
Los hoteleros han sufrido especialmente las consecuencias de la pandemiaManuel BruqueEFE

Los hoteleros valencianos, a través de la patronal Hosbec Valencia, han presentado una alegación formal a los presupuestos del Ayuntamiento de Valencia para 2021, en la que solicitan la congelación de impuestos a los niveles de 2019 y la devolución retroactiva de la subida de 2020.

En un comunicado, Hosbec Valencia ha asegurado que el Ayuntamiento mantiene la subida de impuestos como el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) o la tasa de residuos y de alcantarillado aprobada en 2019 “sin haber siquiera realizado una reunión de revisión atendiendo a la grave crisis que atraviesa la actividad económica de la ciudad”.

Los representantes del sector hotelero de la ciudad de Valencia han solicitado que se revierta la subida de impuestos y tasas y se mantengan las del ejercicio 2019, ya que la subida de impuesto aprobada aplicada en 2020 supuso un aumento del IBI del 12,51 por ciento y de más del 20 por ciento en el caso del IAE.

Asimismo, Hosbec ha pedido al Consistorio que se incorpore en los nuevos presupuestos una línea específica de ayuda para las empresas hoteleras y de alojamiento turístico ubicadas en la ciudad de Valencia, que cubra hasta el 50 por ciento del IBI, el IAE, la tasa de recogida de residuos sólidos y la tasa de alcantarillado que el establecimiento haya pagado durante el año 2020.

En el comunicado, aseguran que también han reclamado la incorporación de una prórroga automática de dicha línea de ayudas para 2021.

La secretaria general de Hosbec, Nuria Montes, ha explicado: “En el peor año de nuestra historia no solo no hemos contado apoyo por parte del Ayuntamiento de Valencia, pese a los muchos intentos, reuniones y reclamaciones, sino que nos encontramos con una subida de impuestos inasumible para muchos de nuestros establecimientos, que puede marcar la diferencia entre poder reabrir cuando la situación mejore o no”.

“La congelación de los impuestos llevará consigo tan solo un ajuste en la partida de inversiones del Ayuntamiento para este nuevo año, algo que por otro lado han hecho ya las empresas turísticas de la ciudad durante 2020, tan solo es una cuestión de voluntad”, ha proseguido.

Otro de los argumentos de la patronal valenciana con los que han reforzado sus alegaciones es que “un considerable porcentaje de la partida de inversiones anuales no se llega a ejecutar”, según aseguran, por lo que esta congelación de tasas no tendría una repercusión negativa en dichos presupuestos.

“Es en situaciones como esta cuando es más necesario el apoyo de las instituciones, para asegurar la continuidad un sector primordial para la economía de la ciudad y generador de muchos empleos”, se añade en el citado comunicado.