Tiroteo en Torrent: Los «Bocanegra» y los «Marco», la historia de 30 años de disputas

La Policía busca al autor de los disparos que acabó con la vida de dos personas, una de ellas ajena a las disputas de los clanes

Varios agentes en el dispositivo policial instalado en el cementerio de Torrent
Varios agentes en el dispositivo policial instalado en el cementerio de Torrent FOTO: Jorge Gil Europa Press

Venganza, odio y muchas cuentas pendientes con el control del tráfico de drogas como motor de una eterna enemistad. Esta es la historia de los «Bocanegra» y los «Marco», dos clanes de etnia gitana que protagonizaron el Día de Todos los Santos en Torrent una escena que cabría en cualquier película que tengan a la mafia como protagonista.

Ambos sacaron sus armas cuando se encontraron en el camposanto para honrar a sus muertos. El resultado: dos fallecidos (uno de los Marco) y un hombre de 79 años al que le alcanzó una bala mientras visitaba la tumba de su mujer.

El enfrentamiento de estas familias viene de lejos. En la primavera de 1993 en el barrio de Xenillet de Torrent, concretamente entre la calles del mismo nombre y Malvarrosa se produjo el que fue el primer tiroteo entre ambos clanes. Fuentes policiales consultadas por LA RAZÓN recuerdan cómo lograron controlar aquel episodio sin que hubiese víctimas mortales. «Era un sábado por la tarde y de los puñetazos pasaron a las armas de fuego».

La Policía Local de Torrent no solo tuvo que pedir refuerzo a la Policía Nacional, sino que acudieron hasta cuatro patrullas de la Guardia Civil para detener un tiroteo que milagrosamente acabó sin heridos de gravedad. Aquel día, la fortuna quiso que las balas no alcanzaran a nadie. Se intervino una pistola, pero ni los casquillos de balas ni los impactos se encontraron al día de siguiente. Todo había desaparecido. Aquel día el que fue reducido fue un miembro de los «Marco» al que también se le intervino el arma después de quedar enfrentado cara a cara encañonando a un agente de la policía local.

Imagen de la calle Malvarrosa, en el barrio de Xenillet de Torrent (Valencia)
Imagen de la calle Malvarrosa, en el barrio de Xenillet de Torrent (Valencia) FOTO: Google Google

20 años más tarde se produjo otro tiroteo que acabó en un juicio sin culpables, pero la comunidad gitana tiene sus propias leyes y decidió desterrar a los «Marco» que abandonaron Torrent. Se les declaró culpables y ahora han sido las víctimas.

Al parecer, estos últimos acudieron al cementerio para honrar a sus muertos. Allí se encontraron las dos familias. Nada parece indicar que estuviese preparado aunque en ambos bandos había personas armadas.

«Van a continuar así», lamentan fuentes conocedora de la investigación. Han pasado tantas décadas de enfrentamientos que va pasando de generación en generación. De hecho, uno de los heridos en el cementerio, hijo del fallecido, tan solo tiene 20 años.

La Policía busca ahora al culpable del fallecimiento de dos personas para cerrar un nuevo capítulo de la historia negra de los «Bocanegra» y los «Marco».