Ximo Puig deja en manos del Ministerio de Sanidad las restricciones para Nochevieja

La Generalitat apela a la responsabilidad individual para superar la primera semana de una Navidad en mitad de la sexta ola de covid

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, visita uno de los autobuses del nuevo servicio itinerante de Labora, a 23 de diciembre de 2021, en Valencia, Comunidad Valenciana (España).
23 DICIEMBRE 2021;LABORA;VALENCIA;COMUNIDAD VALENCIANA
Rober Solsona / Europa Press
23/12/2021
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, visita uno de los autobuses del nuevo servicio itinerante de Labora, a 23 de diciembre de 2021, en Valencia, Comunidad Valenciana (España). 23 DICIEMBRE 2021;LABORA;VALENCIA;COMUNIDAD VALENCIANA Rober Solsona / Europa Press 23/12/2021 FOTO: Rober Solsona Europa Press

Equilibrio, mesura, sentido común, responsabilidad... Estos son los términos que se repiten desde la Generalitat valenciana para argumentar el motivo por el que no se van a aplicar restricciones para esta primera semana de Navidad que comienza en mitad de una sexta ola de covid que recuerda a los peores momentos de la pandemia.

El Consell deja en manos de los valencianos el control de la situación epidemiológica pidiéndoles que sigan comportándose de manera ejemplar, asegurando celeridad en la vacunación y mirando, en última instancia a lo que pueda decidir la Comisión Interdepartamental de Salud Pública que se reunirá la próxima semana.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, explicó ayer que confía en que sea allí donde se den instrucciones a las autonomías sobre cómo actuar en las fiestas de Nochevieja.

El jefe del Consell insistió en que deben evitarse las aglomeraciones que suelen producirse con motivo de final de año, al mismo tiempo que defiende que no es necesario aplicar ninguna restricción en el ocio nocturno, como han hecho otras autonomías con Cataluña o Murcia. «En estos espacios la mascarilla es obligatoria, salvo cuando se está consumiendo, hay limitaciones de aforo y además solo pueden acceder aquellos que tienen el pasaporte covid».

En este sentido, ayer se publicó en el DOGV la ampliación de los lugares en los que es necesario presentar el certificado de vacunación para acceder.

A partir de hoy será obligatorio en toda la restauración y también en gimnasios, cines, circos, instalaciones deportivas y sedes festeras en los que se consuma bebida o comida.

Además, Puig dijo que se ha encargado un informe a la Abogacía para determinar si sería posible exigirlo en las terrazas de los bares.

Faltan dosis pediátricas

Igual que hizo el miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Puig confía plenamente en la efectividad de la vacuna. De ahí, que se haya comprometido a que antes de que acabe el año todas las personas mayores de 60 años habrán recibido ya la dosis de refuerzo.

El otro colectivo beneficiado serán los profesores que estarán vacunados antes de que comenzar el nuevo curso, «especialmente los que tenían dos dosis de AstraZeneca».

El punto débil de este punto está en las dosis pediátricas. Puig admitió que la vacunación no sigue durante las vacaciones escolares porque no han recibido suficientes dosis.