Benavent confía en no ir a prisión aunque reconoce que su condena a casi ocho años “es un castañazo”

“El tribunal no entra a valorar la manipulación del pen drive”

Marcos Benavent, a su llegada a la Ciudad de la Justicia, junto a su letrado, Juan Carlos Navarro
Marcos Benavent, a su llegada a la Ciudad de la Justicia, junto a su letrado, Juan Carlos Navarro FOTO: Ana Escobar EFE

El exgerente de Imelsa, Marcos Benavent, ha señalado esta mañana tras conocer la sentencia de la primera pieza de Taula que le condena a casi ocho años de prisión que confia en no ir a la cárcel, aunque ha reconocido que la pena ha sido “un castañazo”. El autoproclamado “yonki del dinero” ha dicho que “a la cárcel que vayan los malos” y ha mostrado su confianza en el recurso que presentarán a la condena.

Benavent ha responsabilizado en parte de este condena a la estrategia errónea de defensa que desarrollaba su anterior abogado, consistente en acusar “a todo el mundo” y ha dicho que para esta pieza “no tenía ni escrito de defensa”.

Incapaz de no extender sospechas ha dicho que: “yo no creo en las casualidades. Hoy era el día previsto para mi declaración”.

También ha expliado que “no nos admitieron muchas pruebas. Recurriremos, porque hay muchas cosas que no vemos claras”.

Sobre su posible entrada en prisión, Benavent ha admitido que no quiere que eso ocurra y que confía en el recurso. “Que entren los malos -ha bromeado-. Como si quieren pedirme 800 años”.

Preguntado por si cree que habría resultado mejor para él mantener una actitud colaboradora con la Justicia, como hizo en el inicio del caso, Benavent ha respondido que no: “Hubiesen condenado a muchos y quizá alguno que ha sido absuelto estaría condenado”.

“Hemos destrozado a mucha gente”

“Hemos destrozado a mucha gente, por eso vuelvo a pedir perdón; mi anterior defensa era salpicar y perjudicar al mayor número de personas”, ha asegurado antes de insistir en la manipulación de las grabaciones que hizo durante años y que dieron origen a esta causa.

Sobre esta cuestión, su letrado, Juan Carlos Navarro, ha explicado a los periodistas que la sentencia no ha entrado a valorar cómo se obtuvieron las grabaciones que sustentan esta macrocausa, y ha señalado que fundamentará sobre esta cuestión parte de su próximo recurso, y también ha dicho que el actual juicio también es muy importante para demostrar la manipulación que se hizo del pen drive y sobre todo su “ilegal” puesta a disposición de la Fiscalía y de la Guardia Civil sin que se cumplieran requisitos y trámites legales que sí siguió el pen drive y el ordenador entregados por el exsuegro de Benavent, Mariano López.

A su juicio, la Audiencia de Valencia no se ha pronunciado sobre la legalidad de la memoria portátil o “pendrive” que la entonces diputada de EU y actual consellera, Rosa Pérez Garijo, entregó a la Fiscalía.

“La sentencia dice que el ‘pendrive’ entregado por Rosa Pérez tiene la misma información que el entregado por Mariano López (exsuegro de Marcos Benavent) y la misma que el ordenador (propiedad de Benavent), pero en este procedimiento se ha visto que son diferentes los ‘pendrives’ y que el ordenador del que supuestamente provienen ambos no contenía esos archivos”, ha apuntado Navarro.