Las bajas cifras de contagio en el Sahel hacen creer a los terroristas que están a salvo

Sus cabecillas aprovechan para lanzar el mensaje de que es un castigo de Alá contra occidente

Walid Abu Sarhaoui, dirigente de una de las franquicias del estado Islámico en el SahelLa Razón

Una de las ideas-fuerza que las bandas yihadistas, el Estado Islámico (ISIS, Daesh) y Al Qaeda, lanzan desde que se inició la pandemia del coronavirus, es la de que producirá tal debilitamiento moral, económico y militar, que conducirá a un escenario en el que puedan iniciar la batalla final contra occidente.

No deja de ser una expresión del fanatismo de estos grupos terroristas que, además, transmiten a sus combatientes que el coronavirus es un castigo que ha mandado Alá a los infieles.

Sin embargo, si no estuviera sustentado en algún tipo de hecho real, es difícil que los yihadistas aceptaran un argumento tan peregrino. Y lo tienen.

Si hay un lugar en el mundo donde el terrorismo yihadista está creciendo, hasta el punto de provocar enfrentamientos caso diarios entre Isis y Al Qaeda es el Sahel.

Y aquí es donde viene el dato concluyente. Las cifras de la pandemia en esta zona de África son testimoniales con respecto a las que se producen en los países occidentales. A fecha de ayer, las naciones de la zona registraban 1.604 casos confirmados; 669, restablecidos; 79 muertos y 856 casos activos.

Por países:

Burkina Faso: 609 casos confirmados; 389, recuperados; 39 muertes 181 casos activos. En este país, se ha establecido un toque de queda desde las 9 p.m. a 4 a.m; un fondo solidario; una cuarentena de las localidades afectadas; la prohibición de reuniones de más de 50 personas; el cierre de mercados, así como de los aeropuertos, las fronteras terrestres y ferroviarias; y la suspensión del curso.

Mali: 293 casos confirmados; 73 recuperados;17 muertos y 203 casos activos. Se ha creado un fondo de solidaridad; se pulverizan los espacios públicos, especialmente los mercados; se ha declarado el estado de emergencia, con toque de queda desde las 9 p.m. a 5 a.m., así como la suspensión del curso.

Mauritania: siete casos confirmados; seis recuperados y una muerte. Existe la prohibición de viajar entre los diferentes regiones; y de la oración del viernes; cierre de mercados (no alimentarios) y se ha creado un fondo de solidaridad. El toque de queda es desde las 8 p.m. a 6 a.m.; cierre de fronteras terrestres y del aeropuerto de Nouakchott, así como la suspensión del curso.

Niger:662 casos confirmados; 193 confirmados; 22 muertes; 447 casos activos. Toque de queda desde las 9 p.m. a 5 a.m; creación de un fondo de Solidaridad; la capital, Niamey, en cuarentena; proclamación del estado de emergencia de salud en todo el territorio nacional; suspensión del curso ; prohibición de reuniones de más de 50 personas; cierre de los aeropuertos de Niamey y Zinder y de las fronteras terrestres, así como de bares y discotecas.

Tchad: 33 casos confirmados; ocho recuperados; cero muertes; 25 casos activos. Toque de queda desde las 8 p.m. a 5 a.m; fondo especial para combatir el coronavirus; cierre de aeropuertos; medidas relacionadas con el transporte urbano y larga distancia; cierre de lugares de culto; suspensión del curso.

Con estas cifras, no es de extrañar que los terroristas, en una de las zonas del mundo en que están más activos, se crean inmunes a la pandemia y la consideren un castigo de Alá para sus enemigos. Otra cosa es que el tiempo les dé la razón.