5 curiosidades que (quizá) no conocías de William Shakespeare

El autor sigue siendo una caja de sorpresas: ayer se encontró en Salamanca el que podría ser el primer ejemplar de una obra del dramaturgo llegado a España

John Stone, profesor de la Universidad de Barcelona (UB), ha encontrado en Salamanca, mientras trabajaba en una investigación en los fondos sobre filosofía y economía del siglo XVIII del Real Colegio de los Escoceses, el que podría ser el primer ejemplar de una obra de William Shakespeare llegado a España. Se trata de una impresión de 1634 de la tragicomedia “The two noble kinsmen” (“Los dos nobles caballeros”), escrita a cuatro manos con John Fletcher y considerada la última obra del dramaturgo inglés. “Lo más probable es que llegaran, o bien como parte de la biblioteca personal de algún alumno, o bien a petición del primer rector del Real Colegio de los Escoceses, Hugh Semple, amigo de Lope de Vega, y que tenía más obras de teatro en su biblioteca particular”, explicó Stone.

Con esto, nace una nueva historia de la misteriosa y enigmática vida de William Shakespeare, uno de los mejores poetas y dramaturgos de todos los tiempos. Sus creaciones, al menos, nos deben sonar, pues ha escrito verdaderas obras de arte. ¿Quién no se ha asomado alguna vez a “Hamlet”, “Romeo y Julieta”, “Macbeth” o “El sueño de una noche de verano”? Si bien su obra la conocemos bastante, ¿qué sabemos de la vida privada del dramaturgo? Recopilamos algunas curiosidades sobre su vida que, quizá, no conocía.

Anne Hathaway, embarazada

No, no se trata de la protagonista de “El diablo se viste de Prada”. La Anne Hathaway que nos interesa es la mujer de Shakespeare, con quien se casó cuando él tenía 18 años y ella 26. Se conoce poco de este matrimonio, pero el hecho de que Anne estuviera embarazada cuando se casaron ha provocado sospechas: quizá sus familias arreglaron el enlace para evitar la vergüenza que un embarazo no planeado provocaba en aquella época. Poco después de nacer Susanna, la pareja tuvo mellizos: Judith y, cómo no, Hamnet. Sin embargo, aunque Shakespeare tenía su familia y 7 hermanos, no existe descendencia alguna del dramaturgo, pues Hamnet murió de niño y solo una de sus hijas le dio una nieta, que murió sin descendencia.

Pasión por la poesía... y las drogas

Hace 5 años, un grupo de expertos y científicos aseguraron haber encontrado restos de cannabis en ocho pipas utilizadas por Shakespeare y de cocaína en otras dos. Los objetos fueron encontrados en el jardín de la casa del escritor de Stratfort-upon-Avon, teniendo más de 400 años de antigüedad. Sin embargo, esto no era inusual en la época, ya que la marihuana se utilizaba para el tratamiento de enfermedades.

Un diccionario andante

Por si fuera poca su contribución a la literatura universal, también debemos a Shakespeare la friolera de 1.700 términos en inglés. Durante su carrera, el poeta inventó palabras y expresiones como “no es oro todo lo que reluce”. “Lonely” (solitario), “hurry” (apresurarse), “generous” (generoso), “undress” (desvestirse), “critical” (crítico), “majestic” (majestuoso), “advertising” (publicidad) y “laughable” (cómico) son algunos de estos conceptos. Asimismo, los nombres femeninos Jessica, Miranda, Olivia, Celia y Rosaline son cortesía del autor, algunos por popularizarlos y otros de creación propia.

La tumba maldita

Dice la leyenda que en la tumba de William Shakespeare, ubicada en la iglesia de la Santísima Trinidad de Stratford-upon-Avon, alberga varias obras inéditas del autor que nunca llegaron a ver la luz. En su lápida hay escrito el siguiente mensaje: “Buen amigo, por Jesús, abstente de cavar el polvo aquí encerrado. Bendito sea el hombre que respete estas piedras y maldito el que remueva mis huesos”. Cuatro siglos después nadie se ha atrevido a desafiar estas palabras, pero sí se ha radiografiado la tumba para comprobar si es cierta o no la leyenda de los manuscritos enterrados junto a su cuerpo.

¿Cuándo nació?

Otro enigma. No se sabe con exactitud cuándo nació Shakespeare. Se calcula que en abril de 1564, pero la fecha real no se conoce. Solamente se sabe que fue bautizado el 26 de abril de dicho año y, como antiguamente los bautizos se realizaban pocos días después del nacimiento, los expertos calculan que nacería unos tres días antes. Mediante consenso, los biógrafos aceptaron que fuera el 23 de abril, un día apropiado pues también murió un 23 de abril, pero de 1616. ¿Una coincidencia ficticia? Tal vez, pero perfectamente vinculable a uno de los grandes autores de ficción de la historia.