“Malnazidos”, los zombis de la Guerra Civil

Los muertos vivientes dan el pistoletazo de salida a una nueva edición del festival de cine fantástico de Sitges

Es muy difícil programar y lo que ha hecho el director de este festival es ofrecernos en esta jornada inaugural dos películas parecidas juntas con muertos y resucitados. Una buena y otra mala, empezamos con la buena: “Malnazidos”, de Javier Ruiz Caldera y Alberto de Toro. Muy bien realizada y ambientada dentro de nuestra Guerra Civil, es ahí donde empieza toda la fantasía con los muertos que resucitan. Muy recomendable dentro de ese género maravilloso que es el fantástico. El problema surge cuando a continuación se proyecta otro largometraje de zombis coreanos que se llama “Península”, de Yeon Sang-ho, la secuela de la interesante “Train to Busan” (2016) que es bastante mala y quizá la cosa habría mejorado si se hubiera programado otro día para no coincidir con otro filme (mejor) de temática muy similar.

Por otro lado, “La vampira de Barcelona”, de Lluís Danés, es una película preciosista muy bien realizada que mezcla en su metraje color y blanco y negro que está inspirada en un hecho real de principios del siglo XX. El problema es que hay demasiados niños que sufren por lo que se vuelve un poco desagradable de ver, aun así podemos decir que es una película recomendable, ¿por qué no?

Y luego está “Mandibules”, de Quentin Dupieux: un filme francés muy llamativo porque cuando aciertan los galos a la hora de hacer películas, y este es el caso, logran que sean muy amenas de ver. Ffrancamente divertida y aplaudida en varias ocasiones por el público presente. Y esto ha sido un comienzo muy prometedor, por ahora, de este certamen “fantástico” de Sitges.