Del atentado de Bataclán a la reflexión sobre las civilizaciones

Cayetana Guillén Cuervo vuelve a la que fue la «casa» de su padre, el Español, con una obra sobre el miedo y los prejuicios

Cayetana Guillén Cuervo y Ayoub El Hilali ocuparán la sala pequeña del Español
Cayetana Guillén Cuervo y Ayoub El Hilali ocuparán la sala pequeña del EspañolJoan RiedwegTeatro Español

Escuchando la presentación de sus protagonistas, cualquiera diría que esta es la función de la desgana. Ni Cayetana Guillén Cuervo ni Ayoub El Hilali querían, de primeras, abrazar el proyecto y así, sin pudor, lo reconocen. Sin embargo, algo tiene el texto de Emma Riverola que tanto a una como a otro les hizo cambiar de opinión radicalmente. «No tenía ninguna gana de hacer teatro, pero fue leerlo y me interesó hablar de miedos, de prejuicios, de ponerme en el lugar del diferente, de culturas y religiones...», cuenta la actriz, también incitada a volver a los escenarios por pisar las mismas tablas en las que su padre se retiró.

Buena parte de la culpa de ese cambio la tiene Abel Folk, director de «#PuertasAbiertas», y su insistencia para convencer al elenco: «Está escrita desde las entrañas. Emma [Riverola] nunca había escrito teatro, pero aquí se atrevió a hacerlo sobre los atentados del Bataclán. Y, como periodista que es, tiene esa capacidad de concretar que aquí suma». «Manda un mensaje directo», añade El Hilali.

Ese arrebato de la autora dio con Julie y Pierre en la fatídica noche de los sucesos. Ella, Guillén Cuervo, empujada por el hashtag #portouvert (que da nombre a la obra) siente la necesidad de abrir la puerta de su casa a cualquiera de las miles de personas que se han quedado atrapadas en el centro de París –a raíz de la «operación jaula» para dar con los terroristas–. En su mente están los cientos de fallecidos y heridos. También que los sospechosos son varios jóvenes árabes sin localizar, pero abre su casa al primero que llama al timbre: él es Pierre, El Hilali, un hombre musulmán que hace estallar los prejuicios de Julie, «que se ve incapaz de negar la entrada a ese hombre», explica Guillén Cuervo de una mujer «que no está dispuesta a pactar con el miedo» y que a ella, como persona de carne y hueso, le ha «cambiado la forma de pensar».

Se genera así una tensión en la que, en palabras de Folk, se esboza «un posible principio a un conflicto entre católicos y musulmanes: tan simple como escucharse». «¡Qué fácil y poco interesante sería vivir con las puertas cerradas a lo desconocido! Nosotros preferimos abrirlas de par en par y que, a través de ellas, entre la vida», termina el director.

  • Dónde: Teatro Español (Sala Margarita Xirgu), Madrid. Cuándo: hasta el 2 de mayo. Cuánto: de 13,50 a 18 euros.