Escuche ahora la canción más antigua del mundo: tiene 3.400 años y es un himno sumerio

Una tablilla con escritura cuneiforme contenía esta pieza musical que cuenta con la notación más antigua que se conoce hasta ahora. Estaba destinada a un culto religioso

Imagen de la tablilla con la notación trasladada a un pentagrama
Imagen de la tablilla con la notación trasladada a un pentagrama FOTO: La Razón La Razón

Estamos habituados a ver viejas películas de Hollywood, como “Salomé” o “Salomón y la reina de Saba” ambientadas en épocas remotas, que describen viejos cultos o cuentan capítulos bíblicos. Vemos banquetes y fiestas donde hombres y mujeres bailan delante de representaciones de ídolos. Pero la pregunta que recurrentemente nos viene a la cabeza es: ¿Cómo sonaría esa música? ¿Qué ritmo tendría? ¿Cuál sería su melodía? Los arqueólogos localizaron en Ugarit, uno de los yacimientos más importantes de Siria, una tablilla de 3.400 años de antigüedad escrita en el idioma hurrita, que contenía un secreto inesperado y que se ha convertido en una sorpresa. Entre la habitual escritura cuneiforme entrevieron algo inusual, que no esperaban: una partitura.

La autora de este descubrimiento fue la profesora Anne Draffkorn Kilmer, especializada en la cultura Asiria y fue la primera en darse cuenta de que ahí estaba la pieza musical más antigua que hasta ese momento se había descubierto (la canción se puede escuchar aquí). Al parecer es un himno dedicado al culto y que tenía como misión las celebraciones religiosas. Esta investigadora de la Universidad de California ha descrito cómo llegó a este hallazgo: “Pudimos hacer coincidir el número de sílabas en el texto de la canción con el número de notas indicadas por las notaciones musicales. A partir de aquí se producen armonías en lugar de una melodía de notas individuales. Las posibilidades de que el número de sílabas coincida con los números de notación sin intención son abundantes“.

La realidad es que había más documentos que contenían vestigios que hacían pensar en música, pero la única que ha permitido a los investigadores y a los músicos reconstruir el sonido ha sido esta. Esto es todo un avance que ha revolucionado el campo de la música y de su nacimiento en Oriente Medio. Uno de los investigadores, Richard Fink, ha querido demostrado con este descubrimiento que ya en ese tiempo que tanto la armonía y la escala diatónica de siete notas estaban extendidas en ese momento. De momento, “esta partitura” parece específica para nueve cuerdas de lira y los intervalos entre esas cuerdas, y también contempla una guitarra antigua.

Michael Levy, uno de los músicos que se han encargado de la difícil tarde de interpretar este himno, ha afirmado que “es el fragmento más antiguo y más completo de una melodía real hasta ahora descubierto”. Él mismo ha reiterado que la música es, con toda probabilidad, el medio estético más antiguo que tienen los seres humanos de expresarse y que existen bastantes pruebas para considerar que la música, como medio para expresar de una manera estética las emociones, podría ser anterior a la lengua.