MENÚ
lunes 21 octubre 2019
04:01
Actualizado

«It. capítulo 2», No recuerdes tu infancia

  • Cartel promocional
    Cartel promocional

Tiempo de lectura 4 min.

06 de septiembre de 2019. 02:30h

Comentada
Carmen L. Lobo 6/9/2019

ETIQUETAS

Director: Andy Muschietti. Guión: Gary Dauberman, Jeffrey Jurgensen. Novela de Stephen King. Intérpretes: Jessica Chastain, James McAvoy, Isaiah Mustafa. EE UU, 2019. Duración: 169 min. Terror.

Volvemos a la infancia, a los años de la inocencia, de los despertares varios, al tiempo en el que ningún niño debería sufrir; pero muchos sufren. Y luego los niños crecen, maduran (cada uno lo que puede) y se empeñan en no recordar porque sí que lloraron y padecieron. Aunque un día la memoria regresa de sopetón a pesar de que en un principio no recordemos algún detalle, aquella alcantarilla oscura llena de mugre y muerte, la sonrisa grotesca, la feria y los monstruos, ese momento en el que todo lo llenó un globo rojo. Como la sangre, como la máscara de terror y crueldad de Pennywise; brillante rubí sobre blanco, arañazos bajo las grietas de la máscara. Han pasado 27 años desde que El club de los perdedores se enfrentara al letal payaso psicópata y todos, menos uno, abandonaron en cuanto pudieron el pueblo de Derry pitando para no volver a pisarlo jamás. Y no solo por el letal clown, las derivas familiares de algunos no pintaban bien tampoco. Pero nunca digas de este agua no beberé porque podría salirte por las orejas. Tras un brutal asesinato con distintos presuntos culpables aunque uno finalmente se lleve el premio y unos primeros minutos de arranque ciertamente terroríficos (y, hablando de ello, también son pavorosos los ataques homófobos, la violencia de género, la pedofilia... quizá existan desde hace años diminutos aprendices de Pennywise desparramados por el mundo y no lo sabíamos, aunque Stephen King y Andy Muschietti, desde siempre), el joven que decidió quedarse decide llamarlos para que vuelvan. Porque el monstruo continua vivo y tiene otra vez hambre. Y ahí están, hasta las trancas de traumas, y con unos presentes que parecen no llenar sus vidas. «Somos lo que desearíamos olvidar», repite como un mantra la voz en off a lo largo de todo este larguísimo filme con leves diferencias durante toda la película, un festín a veces delirante y genial (las escenas de las galletitas de la suerte rellenas de bichos, los correteos desnuda de esa anciana «hija» del payaso que de pronto crece y se vuelve pavorosamente divertida; el irónico cameo del propio King como, y no resulta al voleo la elección, dueño de una tienda de antigüedades...) y otras de un humor un poco bobo, como si los adultos protagonistas hubiesen regresado, efectivamente, a sus etapas de críos. Algo nos parece seguro: por mucho que juren, y aunque la cosa se la han complicado muy mucho, nos cuesta pensar que el maligno Pennywise no regresará. Lo mismo estrena un nuevo maquillaje para despistar...

LO MEJOR

Tiene escenas muy brutas y divertidas, como las que protagoniza la anciana «hija» del clown o las de las galletitas de la suerte

LO PEOR

Volvemos a lo de siempre, su larguísimo metraje y el muy dilatado fin de fiesta, que no acaba nunca

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs