MENÚ
lunes 14 octubre 2019
23:14
Actualizado

Hannibal Laguna: "Me pidieron ocultar una cámara en un bikini"

  • Foto: Alberto R. Roldán
    Foto: Alberto R. Roldán

Tiempo de lectura 4 min.

27 de julio de 2019. 20:06h

Comentada
C.S. Macías 27/7/2019

Hasta para una terraza de verano elige arte. Nos recibe entre su boutique y el museo Thyssen. Detallista incluso con las onomásticas. Confiesa que su padre, en los inicios, no quería que se dedicara a la moda y por eso invirtió las letras de su apellido para la firma. Nos muestra los dossieres donde recopila el electrocardiograma de la moda con las tendencias de los siglos pasados. Sabe coser magia, vistió a la Sirenita de Disney y espera que «dentro de 30 años la moda haya generado algo más que ansiedad cada seis meses». Para él su abuela era una diva. «Sabía sorprender, por su forma de estar pendiente de todo y acordarse de todo».

¿Se puede ser musa de Hannibal Laguna sin medir 1,80?

Por su puesto que sí. Las musas de la firma siempre han sido mujeres icónicas, como la imagen que tenía en mi infancia cuando veía cine con mis abuelos. Eran estrellas que en su vida privada y pública proyectaban lo mismo. De eso hay mucho en el mundo de Hannibal Laguna. Es una mujer preocupada por el romanticismo, por su sensualidad y muy libre; probablemente lo contrario de las musas de los años 30 ó 40. Se puede ser musa de una firma con unas características tan marcadas porque todas las mujeres en algún momento de su vida quieren ser divas o ejercen de ello. Paz Vega o Sofia Loren son el tipo de mujer que me gusta.

¿Vestir con chandal es el nuevo glamour?

La moda es cíclica y el chandal o la ropa deportiva no es algo que sea nuevo. En los años 80 se puso también de moda. En estos siglos vivimos la democratización de las tendencias. Parece que se lleva hoy todo y todo cabe. A mí particularmente no me emociona porque creo que se necesitaría mucho más.

El diablo se viste de Prada. Si se vistiera de Hannibal Laguna ¿qué sería?

Los que se visten de Hannibal Laguna son lo que quieran ser. Tenemos quienes nos quieren mucho y nos adoran o los que no se identifican nada. Entonces, los que nos adoran, para mí son ángeles.

Estando tan cerca del Congreso ¿ha notado si la política es un traje mal hecho, descosido, roto...?

La política no es moda porque la moda no es aburrida ni para los espectadores ni para los usuarios, y la política ahora sí que lo es y se ha convertido en un bucle un poco cansino.

¿Qué le parecen los diputados en vaqueros y sin corbata?

Me alegro de que no exista ninguna obligación de llevar una corbata. Creo que en pocas ocasiones me las he puesto yo. Hay muchas formas de vestir manteniendo un bien uso del sentido del protocolo. No creo que la corbata tenga que ser obligatoria para ningún sector. Está comprobado que todos los señores que nos han engañado y nos han estafado llevaban corbata.

¿Le han pedido camuflar entre sus vestidos o patrones algún secreto de Estado?

No... pero sí tuve la oportunidad de ocultar algo dentro de un bikini. Estaba haciendo una colección de baño y el periodista Pedro Piqueras tenía un programa en televisión y me pidieron si podía poner una cámara oculta en uno para ver lo que veía la modelo cuando estaba en la pasarela. Fue con Laura Sánchez. La cámara la llevaba en el pelo y el resto lo llevaban en una especie de pistoleras tipo James Bond. Fue interesante.

Dicen que todos los vestidos tienen un mensaje ¿Qué dicen los suyos?

Hablan siempre de esa libertad estética que creo que es bueno seguir recordando. Cuando empezamos a escribir esa historia fue a finales de los 80 principios de los 90. Entonces no se entendía que una abogada o política o cualquier mujer con un cargo relevante pudiera llevar una falda corta o un escote. Estaba mal visto. Las mujeres no tienen por qué disfrazarse de hombres para demostrar nada.

¿Vestir bien da poder?

Creo que vestir bien da seguridad, el poder es otra cosa.

¿Con un vestido podríamos crear un conflicto internacional?

Sí. Viendo como están las cosas hoy creo que podríamos crear un conflicto con cualquier cosa y por qué no, con un vestido. Además, sería divertido... pero no sería el nuestro.

¿Es más de vestidos analógicos o virtuales?

Yo soy más de la artesanía, pero porque en esta casa hemos decidido que vaya por ese camino. No le damos la espalda a los avances, pero me alejo de todo lo que es tendencia y hay un momento del proceso industrial que lo rompemos y lo hacemos a mano.

¿Cómo hubiera vestido Laguna a los astronautas?

Creo que no habría sido el elegido porque siendo tan artesano como soy habría seguro fugas por todas partes. Mi madre me contaba que cuando cumplí tres años estaba en España con mis padres y me trajeron de Venezuela una piñata que era un Apolo.

Últimas noticias