Cultura

Mundo

¿Cuál es el único color que no aparece en las banderas?

Solamente dos países en todo el planeta cuentan con un curioso tono en sus emblemas nacionales

Varias personas ondean las banderas de los países participantes
Varias personas ondean las banderas de los países participantes larazon

Las banderas de los países suelen tener muchos significados que engloban múltiples curiosidades. Con el paso de los años las naciones se transforman, evolucionan e, incluso, cambian aunque sus emblemas suelen ser muy parecidos tras siglos de existencia.

En España, por ejemplo, la bandera se encuentra regulada como uno de los tres emblemas oficiales del estado junto al Himno y el Escudo. Su historia cuenta con distintas anécdotas y curiosidades que han acabado conformando el diseño actual que se utiliza para representar el Estado tras varios siglos a sus espaldas.

Así las cosas, la bandera juega un papel clave dentro de la representación de los estados en todo el mundo. Contar con un distintivo único, además, consigue diferenciar los territorios evitando así disputas entre gobiernos o ciudadanos plasmando en muchas ocasiones pedazos de la historia de esas naciones.

Cada país cuenta así con una bandera única que le permite representarse. La rojigualda en España, tricolor en Italia o la un gran circulo rojo en el centro de una tela blanca como Japón son solamente tres ejemplos de emblemas aunque en muchas ocasiones su forma y símbolos va más allá.

Algunos países cuentan en sus banderas con animales autóctonos de la región que consiguen representar de forma única su territorio. Otros, incluso, optan por símbolos históricos que han conservado a lo largo de los siglos desde civilizaciones antiguas y que ya formaban parte milenios atrás.

Alrededor del planeta hay 194 países reconocidos por la Organización de Naciones Unidas (ONU) entre los que destaca una curiosidad. En 192 no aparece un color en los emblemas oficiales y solamente en dos de estos esa tonalidad se encuentra presente de forma mínima en las banderas de los países.

El color desplazado

El color morado es el gran ausente en las banderas de todo el mundo. Esta tonalidad solamente se encuentra en los emblemas de Dominica y Nicaragua siendo en ambos casos de forma mínima. Un pequeño loro de este color y una franja del arcoíris respectivamente son los dos únicos lugares donde podemos observar este color cuya ausencia destaca por una curiosidad de varios siglos.

Según la revista especializada LiveScience el morado era un color muy complicado de conseguir en la antigüedad, algo que dificultaba incorporarlo en banderas que cuentan con siglos de historia.

Incluso, el medio destaca que “el tinte del color púrpura se obtenía de un pequeño molusco que solo se encontraba en la región de Tiro en Fenicia”. Así, en el actual Líbano se podía obtener esta tonalidad única aunque para conseguir un gramo se necesitaban alrededor de 9.000 de estos moluscos, una empresa muy difícil de obtener.

La revista añade que hasta el siglo XIX con el descubrimiento del químico ingles William Henry Perkin el morado estuvo reservado para las clases más pudientes. Esto otorgaba solamente a aquellos estamentos como los nobles romanos la posibilidad de teñir telas u otros objetos con este color que tras el descubrimiento de Henry Perkin sería mucho más global.

Por último, cabe destacar que en España sí se utilizó este color en un emblema oficial. Durante la Segunda República el morado formo parte del emblema oficial del país hasta el año 1939 cuando la dictadura impuesta por Francisco Franco estableció el rojo y amarillo como únicos colores de la bandera nacional.