Cultura

Leonardo Hernández: «El mayor perjudicado por la reducción de rejones es su aficionado»

El extremeño regresa hoy a Las Ventas en la celebración de sus 15 años de alternativa y en la búsqueda de su undécima Puerta Grande en Madrid

Leonardo Hernández en imagen de archivo
Leonardo Hernández en imagen de archivo

El escalafón de rejoneadores era el más perjudicado de la pequeña reducción, hasta reclamada en ocasiones, de este San Isidro. Solo dos carteles de caballos en todo el serial, después de dos años sin que los cascos pisaran Madrid. Leonardo es uno de los que regresa hoy con el primer festejo de rejones, para celebrar también su 15 aniversario de alternativa, efeméride que cumplía en la soledad de la pandemia. El extremeño ya acumula una decena de puertas grandes en la Monumental, consagrándose como una de las grandes figuras. Hoy en Madrid presentará una cuadra más que conocida, pero «que también ha experimentado una evolución durante el parón. Levo algún caballo nuevo que sorprenderá», señala Leonardo.

Además de esta expectación que genera el regreso caballista, este cartel, compuesto por Sergio Galán, Leonardo, Munera y los toros de Bohórquez, llega con el impulso de la inercia del primer viernes de Talavante, una de las tardes que estaban marcadas en rojo. «Estoy súper contento de que vuelva Alejandro, pero he toreado justo después de otras grandes figuras y no creo que sea algo que afecte a mis tardes».

El rejoneador extremeño, a pesar de estar más que satisfecho con el diseño de los dos carteles de rejones del ciclo, exige un mayor compromiso con el toreo a caballo. «Para mí ambos son carteles muy rematados, pero evidentemente faltan más tardes y figuras de mi escalafón». La más destacada la de Diego Ventura, pero también se acusan las ausencias de las figuras del escalafón luso. «Además, si sumas las Puertas Grandes de Las Ventas que acumulamos los nombres del cartel de hoy, creo que es difícil superar ese número con otro cartel».

Los fines de semana han ocupado tradicionalmente este tipo de carteles, aunque en este año se hayan reducido a la mitad. Los caballos atraen a otro tipo de público pero que llena fielmente los tendidos en casi todos los festejos de rejones. Un valor seguro, pero a veces poco a preciado. «Estoy muy acostumbrado a ver en San Isidro aficionados del toreo a caballo que no lo son tanto del toreo a pie. Creo que ellos son los más perjudicados por la reducción»

En ocasiones el aficionado del toreo a pie discute el gran volumen triunfos de los rejoneadores, en comparación con las figuras del toreo a pie. «Siempre he dicho que la exigencia y la responsabilidad que genera el público de Madrid es indiscutible. Cada oreja es un mundo y hay muchos rejoneadores que pasan por Madrid sin tocar pelo. Madrid te puede impulsar, pero también puede hacer daño a tu carrera si no estás preparado», reconoce Leonardo.

El extremeño es optimista respecto al resto de la temporada: «Recuerdo en estos últimos años de pandemia en los que otros años tenían público y que ahora han presentado llenazos».