¿Cuántos españoles tienen previsto regresar al gimnasio?

Más de la mitad admitiría una subida del 10 por ciento en el precio

Gente sin recursos acude al gimnasio socia Sant Jordi (Barcelona)
Desinfección en el gimnasio social Sant Pau en el barrio del RavalAlejandro GarcíaEFE

Cerrados durante casi dos meses y con dudas sobre en qué fase y de qué manera podrán recuperar su actividad, los gestores de gimnasios y centros deportivos confían en que sus usuarios vuelvan tras la fase aguda de la pandemia. Los datos, aparentemente, les dan la razón. Una encuesta a más de 8.200 usuarios de gimnasios españoles revela que casi nueve de cada diez (87,9%) pretende seguir apuntado en su centro deportivo cuando vuelva a abrir sus puertas, e incluso un 54,3% seguiría inscrito si subieran los precios hasta un 10%.

“Creo que hay ilusión por volver y se está viendo con cada fase de la desescalada, en cuanto se pudo hacer deporte todo el mundo salió a correr, y cuando se vaya abriendo también se verá”, corrobora el director general del Grupo Altafit, José Antonio Sevilla. El ejecutivo de esta cadena observa que esa ilusión se puede ver apoyada por un verano “atípico” en el que los desplazamientos pueden estar limitados y muchas más personas se acerquen a sus gimnasios como lugar de deporte y punto de encuentro.

Para el consejero delegado de la cadena Serviocio-BeOne, Roberto Ramos, la proactividad de las empresas a la hora de ofrecer servicios virtuales también suma. “Creo que estas iniciativas hacen que se eleve el sentido de pertenencia a nuestros centros”, asegura. Las razones de esa fidelidad son variadas: mejorar su salud (15%), el aspecto físico (11,3%), controlar el peso (10,8%), relajarse (10,6%), mejorar el rendimiento (10,4%) o la aptitud física (10,3%), divertirse (8,8%) o mejorar la autoestima (5,8%) son algunos de los motivos de los encuestados.

Cuándo abrir es otra cuestión. La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID) ya propuso un protocolo sanitario para sus asociados, pero dentro de las fases de desescalada propuestas por el Ministerio de Sanidad los gimnasios dudan entre si podrían abrir en la segunda fase o en la tercera.

Sea en una o en la otra, preocupa al sector abrir con un tercio de capacidad y sin vestuarios. “Las limitaciones de aforo hacen inviable la apertura y no tienen mucho sentido en instalaciones deportivas donde ya suele haber protocolos y medidas de limpieza. Creo que cuando se profundice se irá cambiando”, considera Ramos.

Desde Altafit esperan también que se modulen las restricciones. “Las comunidades autónomas están recibiendo bien nuestro protocolo y en el Gobierno tenemos cierta interlocución con el Consejo Superior de Deportes y la CEOE. Consideramos que el ejercicio físico es parte de la solución”, asegura Sevilla.

El estudio, elaborado por la consultora Más y la Universidad de Alcalá de Henares con cuestionarios a clientes de todos los grupos de edad y de un centenar de gimnasios con distintos modelos de negocio (concesiones públicas, centros de bajo coste y centros privados), refleja sin embargo que las actividades virtuales propuestas por los gimnasios no han calado entre sus abonados.

Solo el 20,4 por ciento de los encuestados respondió que durante el confinamiento siguió las actividades ofrecidas por su centro deportivo, mientras que la mayor proporción (37,4 por ciento) buscó actividades en Internet de otros orígenes y un 23,9 por ciento elaboró sus propias rutinas de ejercicio.