Polémica en Valencia por la exhibición de una gimnasta de “pole dance”

Compromís la tacha de “espectáculo repugnante” y la gimnasta Claudia Poveda defiende su deporte: “No todas somos striper”.

La gimnasta Claudia Poveda ha sido protagonista de una tremenda polémica desatada en la localidad valenciana de Bonrepós i Mirambell a raíz de una exhibición de ‘pole dance’ con la que la Asociación de Comercio de esta localidad decidió abrir su III edición de la Gala del Comercio.

La portavoz de Compromís, Rosella Antolí, ha tachado la actuación (que se puede ver en el vídeo difundido por Valencia Plaza) simplemente de “repugnante”. Para la agrupación valencianista, que sostiene al Partido Socialista con un pacto de gobernabilidad, es inadmisible que el consistorio de un municipio “altamente comprometido con la igualdad” haya acogido un acto en el que “se sexualiza a la mujer”.

Asimismo, recalcan que la asociación recibe una importante subvención pública, por lo que han exigido al Ayuntamiento que no acepte la factura de esta gala como justificante para próximas ayudas. Y añaden que no se trata de una exhibición deportiva ya que “el vestuario habría sido diferente”.

Por su parte, la alcaldesa de la población, Raquel Ramiro, también ha querido aclarar que “el Ayuntamiento no tenía constancia del guión del acto. Nunca hemos solicitado a esta asociación ni a ninguna las actuaciones que se iban a realizar”. Asimismo ha añadido que “la actuación no ha sido acertada” y ha asegurado que, a partir de ahora, cuando cualquier asociación haga un acto solicitarán el guión.

¿Deporte o espectáculo que cosifica a la mujer?

Tras el revuelo generado, la gimnasta Claudia Poveda ha querido defenderse de las críticas de los partidos de la oposición que consideran que su actuación “cosifica” a la mujer y ha defendido su deporte.

“Soy una deportista y lo he sido toda mi vida. He trabajado en el circo y hago espectáculos aéreos con telas. Mi intención era promocionar este deporte en el municipio, dar algunas clases, y pensamos que esta era un buena manera. Entiendo que es la primera vez que se hace una actuación así, pero hay que romper estereotipos; no todas las ‘pole dancer’ somos ‘striper’. En este deporte, por sus características, hay que llevar poca ropa”, explica Poveda.

En Twitter, también se han hecho eco de la polémica y algunos internautas han criticado la trasnochada reacción de Compromís. “Compromís piensa que el Pole Dance es demasiado sexualizado para la administración pública. No sabía que había tantas monjas en la militancia de este partido”, se puede leer en uno de los comentarios.