Real Madrid

Zidane: “Respetad a la gente que trabaja”

El entrenador del Real Madrid ha vuelto y mañana se sentará en el banquillo en el partido de LaLiga frente al Huesca. “Estoy un poco enfadado”, ha dicho

Zidane ha vuelto a hablar ante la Prensa tras pasar el coronavirus
Zidane ha vuelto a hablar ante la Prensa tras pasar el coronavirusSUSANA VERAREUTERS

«Me haces reír», le dijo Zidane a un periodista cuando le preguntó por su mensaje tan reivindicativo acerca de los los jugadores y de su propia continuidad. Le preguntó si había oído lo rumores sobre su futuro. Y fue como despertar al Zidane oculto, al que se esconde tras esa fachada zen e inmutable. Fue el Zidane más rabioso, el que no se ha visto nunca en el Real Madrid. El que sale, como dijo él, de la jaula: «Estoy un poco enfadado, además llevo dos semanas encerrado en la jaula y tengo ganas de salir y demostrar que voy a pelear hasta el final», reconoció.

Su actitud tiene dos lecturas: o que quiere despertar a los suyos y que cambien a partir de hoy en Huesca (16:15) y ya para siempre o que ha entrado en la fase en la que suelen caer muchos técnicos cuando ya no controlan el efecto que las críticas provocan en ellos.

Es decir, si es lo primero, es un entrenador listo para la batalla; si es lo segundo, es un entrenador que se está quedando sin balas.

Tras pasar el coronavirus, Zidane tiene mil frentes abiertos y parece que el Huesca es el menor de ellos, cuando puede ser la solución para algunos de los males. Para, al menos, el de la necesidad, el de la cura inmediata de la hemorragia de partidos perdidos. Quizá si el equipo da la cara y se lleva los tres puntos, Zidane vuelva al tono intrascendente con el que afrontaba las preguntas de los periodistas, cuando, hablando pronto y mal, le «resbalaba» lo que dijeran de él y no dejaba titulares.

«El año pasado la Liga la ganamos nosotros, el Real Madrid. No hace diez», dijo ayer para defender el legado y el orgullo del grupo que entrena. No quiere que se de todo por perdido tan pronto y le cambia el humor cuando escucha eso: «Tenemos el derecho a pelear la Liga este año. Por lo menos este año. El año que viene hay que hacer cosas, hay que cambiar y ver otras cosas. Pero, ¿este año? Dejadnos pelear, a los que ganaron la Liga el año pasado», continuó Zidane con el discurso más duro que se le ha escuchado nunca. «Sólo un pequeño respeto a todo esto. Vosotros decís muchas cosas y hay que asumirlas. Decidme a la cara te queremos cambiar, pero hay que decirlo, no sólo por detrás», acabó ante la sorpresa general por lo que se estaba viendo.

El Madrid empató contra Osasuna, fue eliminado de la Supercopa por el Athletic, de la Copa por el Alcoyano, ganó al Alavés y perdió en casa contra el Levante. Se ha marchado Odegaard, no renueva Ramos, que aún sigue sin volver, ha vuelto a caer Hazard y para el partido de hoy, con siete lesionados (Hazard, Ramos, Carvajal, Isco, Valverde, Lucas Vázquez y Rodrygo) y un sancionado (Militao) para definir la convocatoria es mejor hablar de quiénes son los reservas: en defensa Marcelo y Chust; en el centro del campo, Marvin y en la delantera, Mariano.

Eso es con lo que puede contar Zidane: «Vosotros hacéis vuestro trabajo. Un día estoy fuera, luego un poco dentro, luego si empatamos o perdemos estoy fuera… La realidad es lo que estáis haciendo y lo acepto. Vosotros hacéis vuestro trabajo, pero nosotros el nuestro, que es dar la cara. Tenéis que respetar a la gente que trabaja».