Fútbol

Piqué - Araujo, ¿la pareja definitiva de centrales de Koeman?

El técnico del Barça ha utilizado nueve parejas diferentes en la temporada. Los dos coinciden en la convocatoria por primera vez desde noviembre. El canterano creció durante la baja de Piqué

El entrenador del FC Barcelona, Ronald Koeman, con el central Ronald Araujo que, ante el Sevilla, vuelve a una convocatoria
El entrenador del FC Barcelona, Ronald Koeman, con el central Ronald Araujo que, ante el Sevilla, vuelve a una convocatoriaFCB FCB

La pareja de centrales se ha convertido en un quebradero de cabeza para Ronald Koeman durante toda la temporada. Entre la falta de dinero, y por tanto el no fichaje de Eric García, las lesiones o la irregularidad de futbolistas como Lenglet o Umtiti, el entrenador holandés todavía no ha encontrado un dúo fiable por muchas vueltas que le da. El próximo intento va a ser el de Piqué-Araujo, el joven y el veterano juntos, algo así como cuando Piqué aprendió al lado de Puyol. Ya han disputado un partido y medio este curso: el medio fue contra el Celta después de que Lenglet fuera expulsado, y el entero la jornada siguiente precisamente ante el Sevilla, porque el francés tenía que cumplir su sanción por la roja. Pero mucho ha cambiado la situación del joven uruguayo en estos meses, que ha aprovechado los meses de baja de Piqué para hacerse un fijo. El reencuentro podría ser justo contra el equipo de Lopetegui en un partido capital para ambos conjuntos porque para los dos ganar sería afianzarse en la tercera posición y confirmar que están en la pelea por una Liga que retoma la emoción después de los últimos pinchazos del Atlético.

Koeman ha utilizado hasta 9 parejas de centrales distintas de inicio en el campeonato de la regularidad, más dos partidos en los que probó la opción de jugar con tres defensas. La pareja más utilizada ha sido la de Piqué-Lenglet (8 veces), que comenzó siendo la titular, en siete de las primeras ocho jornadas, y se juntó de nuevo el fin de semana pasado ante el Cádiz, un día poco feliz para el galo. La lesión de Piqué en noviembre obligó a Koeman a buscar soluciones: así, han ido pasando Araujo-Lenglet (4 veces), Mingueza-Lenglet (2), Araujo-Mingueza (2), Araujo-Umtiti (2), Mingueza-Umtiti (1), De Jong-Lenglet (1) y el último día ante el Elche Piqué-Umtiti. Aparte, el experimento de Araujo, Lenglet, Mingueza, utilizado en dos ocasiones, pero que Koeman dijo que iba a ser algo circunstancial, no habitual.

La larga baja de Piqué ha servido para el crecimiento de Araujo, que se ha convertido en el central más fiable, y Koeman no ha dudado en darle responsabilidad, cumpliendo la palabra que dijo al llegar de que si los jóvenes se lo ganaban, jugarían. «Ha hecho hasta ahora muy buena temporada. Es un defensa joven que ha aprendido mucho y ha demostrado su calidad y su físico. Es importante tener gente fuerte y rápida, ya dije que debe mejorar su juego con balón. Aporta mucho defensivamente», explicó ayer el preparador azulgrana. A comienzos de febrero, Araujo se lesionó y justo después volvió Piqué, de ahí que todavía no hayan podido coincidir de nuevo. El día puede ser hoy contra el Sevilla. «Está en la lista y por tanto puede jugar. Mañana decidiremos», confesó el entrenador del Barcelona.

El central uruguayo también ha cometido errores, como Lenglet, Mingueza y Umtiti, además de esos que han costado goles importantes, pero si se pone en una balanza ganan las cosas positivas. El día de su gran fallo ante el Eibar, que costó un empate en el Camp Nou, demostró personalidad al pedir salir a hablar para explicarse y asumir la responsabilidad. Pese a que sólo ha jugado 26 partidos con el Barça, en el campo habla como un veterano. Al lado de Piqué pretende seguir puliéndose. «De ’'Geri’' me gusta mirar cómo juega con la pelota, que es algo que sentía que me faltaba a mí y puedo aprender de él, y también que es un defensa que no es muy rápido, pero siempre está bien ubicado. Cada día trato de sacarle un juguito a él, en cada partido y en cada entrenamiento», confesó Araujo en una entrevista a Mundo Deportivo.

Koeman intenta quitar tensión a una semana con pinta de muy importante, porque se mide al Sevilla en Liga y en Copa, donde los andaluces lograron una ventaja de 2-0 en la ida. El Barcelona ha fallado hasta ahora contra los equipos grandes y vencer en el Sánchez Pizjuán podría reactivar la moral de un equipo frágil en ese sentido. Claro que los chicos de Lopetegui están en la misma situación, a un paso de disputar una nueva final y preparados para todo en una Liga un tanto loca. Si derrotan al Barça se colocarán de nuevo terceros, además con un partido pendiente de disputar. Y el Madrid está cerca y el Atlético ya no tan lejos.