Primera División

El Atlético, especialista en la agonía de ganar Ligas en el último partido

Simeone fue protagonista en las dos últimas. En 2014, desde el banquillo; en 1996, desde el campo

Thumbnail

El Atlético se inspira en el título de 2014 para buscar la Liga en el último partido en Valladolid. Un gol de Godín en el Camp Nou le dio el título hace siete años. Un empate a uno con el Barcelona que le permitía salvar la distancia con los azulgrana y el primer puesto en la clasificación.

Sólo quedan dos de aquellos futbolistas en el equipo: el capitán, Koke, y Giménez, que sólo disputó un partido aquella temporada. Diego Costa, el goleador de aquel curso, rescindió su contrato con el club en diciembre.

En principio hay pocas conexiones con aquel equipo campeón. Apenas Koke y Simeone. El Cholo motivó a sus jugadores contra el Barcelona con un vídeo que recogía el recorrido que habían tenido aquella campaña hasta ese momento. Y algo parecido hará antes de enfrentarse al Valladolid. El domingo pasado ante Osasuna consiguió que su equipo no se precipitara. «Hay que empatar antes de ganar», les dijo. Partido a partido y gol a gol. Y así llegaron a la remontada que les pone a un paso del título después de ir perdiendo cuando sólo quedaba un cuarto de hora.

Y de esta manera espera que el Atlético logre su undécima Liga. Nueve de las diez que ha conquistado hasta ahora han sido en la última jornada. Y en dos de ellas ha sido protagonista Simeone. En 2014 ya dirigía al equipo desde el banquillo, pero en 1996 tuvo un papel destacado desde el césped. El Atlético recibía al Albacete y no dejó opciones al Valencia, que era su perseguidor. El argentino marcó el primero de cabeza y Kiko, el segundo para levantar un título que llevaba casi 20 años sin ganar.

El Cholo ya tiene experiencia en finales apretados, pero ninguna victoria fue tan sufrida como la de la temporada 39/40. El Atlético llegaba segundo, por detrás del Sevilla, que defendía el liderato contra el Hércules. El conjunto madrileño hizo su trabajo ganando en el último partido del campeonato y se enteraron por teléfono de que eran campeones. En aquella época ni siquiera existía Carrusel Deportivo y las conexiones telefónicas eran escasas. Los rojiblancos tuvieron que hacer un ejercicio de paciencia antes de ser conscientes de que la Liga era suya.

El Real Madrid tiene más recientes sus títulos en el último instante. También Zidane fue protagonista desde el banquillo en la temporada 2016/17, cuando los madridistas ganaron su penúltima Liga. Debían puntuar en Málaga para asegurarse el triunfo si el Barcelona derrotaba al Eibar. Ganaron los dos y el campeón fue el conjunto blanco.

Más agónica fue la Liga de 2007, con Capello como técnico. También el Sevilla mantuvo sus opciones hasta los últimos instantes, pero las perdió en un partido espectacular de Guti en el Bernabéu. A la jornada final llegaron con opciones el Real Madrid y el Barcelona. A los madridistas se les oscureció el día con el tanto del Mallorca, que se adelantó con un gol de Varela apenas superado el cuarto de hora.

El equipo de Capello tuvo que esperar hasta el minuto 66 para la aparición estelar de Reyes. Entre el andaluz y Diarra marcaron los tres goles que dieron la vuelta al partido –dos de Reyes y uno de Diarra– en el que fue su gran momento de gloria como madridistas.

El Real Madrid está más acostumbrado a ganar los títulos con holgura, como hacía la Quinta del Buitre, pero ese gol de Varela hizo que se aparecieran todos los fantasmas de Tenerife, con las dos Ligas consecutivas que perdió de manera incomprensible ante el equipo que entonces dirigía Jorge Valdano.

No les gustan a los madridistas las últimas jornadas cuando llegan como perseguidores. En los 90 perdieron las Ligas de Tenerife contra el Barcelona y en los 80 fueron la Real Sociedad y el Athletic los equipos que les dejaron sin título.

Su venganza llegó en 2003, con los «galácticos». En la última jornada derrotó al Athletic y ganó el título condenando a la Real Sociedad a ser segundo. Zidane, como Simeone, ha ganado dos Ligas en la última jornada. En 2003 lo hizo como jugador y en 2017 repitió desde el banquillo.

El Real Madrid llega ahora también después de una persecución interminable en la que ha sabido recortar la enorme ventaja que sacaron los rojiblancos en la primera vuelta, pero no ha terminado el trabajo de la remontada. Los dos puntos que ahora les separan los vio desaparecer durante unos minutos en la última jornada después del tanto de Osasuna en el Metropolitano. Pero fue un espejismo que ahora espera confirmar.