Real Madrid

Alarma en el Real Madrid: un brote de covid afecta al Alcoyano

El equipo de Primera RFEF ha pedido suspender su partido porque muchos de sus futbolistas han dado positivo tras el partido de Copa del Rey

El Alcoyano, que jugó contra el Real Madrid, sufre un brote de coronavirus
El Alcoyano, que jugó contra el Real Madrid, sufre un brote de coronavirus FOTO: Manuel Lorenzo EFE

El Alcoyano ha solicitado el aplazamiento del partido de la Primera RFEF que debían de disputar este sábado (17 horas) en El Collao frente al Castellón debido al brote de coronavirus de la variante ómicron que afecta al vestuario del equipo, con varios casos en la primera plantilla.

La decisión definitiva sobre la disputa o no del encuentro se tomará este sábado a primera hora una vez que se sepa los resultados de los test a los que van a ser sometidos toda la plantilla y cuerpo técnico del Alcoyano que el pasado miércoles se midió al Real Madrid en la Copa del Rey.

Ha sido el técnico Vicente Parras, quien en la rueda de prensa previa al partido contra el Castellón, comunicó la situación que ahora mismo atraviesa su plantilla. “Es un momento muy delicado para todos nosotros y nos ha pillado por sorpresa a todos”, confirmó.

La alarma saltaba ayer jueves, en el primer entrenamiento tras la eliminatoria de dieciseisavos de final de Copa del Rey frente al Real Madrid (1-3), cuando en los test rutinarios hasta tres futbolistas del Alcoyano daban positivo. A esos casos se les sumaba un cuarto jugador y el propio técnico confirmaba que la cifra podría aumentar en las próximas horas.

La plantilla ha hecho esta mañana un entrenamiento pero ha sido con distancia y sin utilizar los vestuarios tanto para cambiarse como luego para ducharse para tratar de evitar más contagios.

Ante la situación generada en el equipo, el Alcoyano ha solicitado al responsable de competición de la Federación el aplazamiento del encuentro de mañana contra el Castellón. Precisamente la Federación había dejado como libre el fin de semana del próximo 15 y 16 de enero para la disputa de este tipo de partidos aplazados por casos de coronavirus.

Parras calificó la situación como “muy desagradable” añadiendo que “lo que nosotros queremos hacer es jugar, pero con los que somos no es posible. Nos hemos quedado sin efectivos”, argumentó el técnico, quien además de los casos positivos cuenta con la sanción del central Raúl González por acumulación de tarjetas.

Vicente Parras apeló a la responsabilidad, indicando que "no solo está en juego nuestra salud, también la de los jugadores del Castellón y los colegiados. La Federación debería tener en cuenta todo lo que rodea a esta situación tan inesperada y desagradable".

El técnico quiso zanjar cualquier tipo de suspicacia que se hubiera podido generar en torno a esta situación, confesando que “en los test previos a la eliminatoria contra el Real Madrid todos fueron negativos. Esto es un jarro de agua fría total”, subrayó para finalizar.