Motociclismo

MotoGP

Bagnaia se acerca al título de MotoGP tras el desastre de Martín, que estalla: "Es una vergüenza"

Triunfo en Qatar de Di Giannantonio, que no tiene equipo para el año que viene, segundo puesto de Pecco y décimo de Jorge, que estalla contra el fallo de su neumático trasero

Di Giannantonio celebra su primera victoria en MotoGP junto a Bagnaia
Di Giannantonio celebra su primera victoria en MotoGP junto a BagnaiaAgencia AP

Se esperaba en Qatar un cara a cara entre los dos candidatos al título de MotoGP, pero no pudo ser. Se jugaron el campeonato, sí, pero desde la distancia, casi sin verse por culpa de unos neumáticos traseros que se han convertido en el juez inesperado de este curso. El sábado se quejaba Bagnaia de que su goma no funcionaba normalmente y por eso acabó condenado al quinto puesto en el Sprint, que permitía a Martín ganar y recortar hasta los siete puntos de diferencia. En la carrera larga ocurrió lo contrario. Salió genial Pecco, al que le funcionaba todo perfecto, mientras Jorge casi se cae en la salida por culpa de una derrapada del neumático trasero. "Se ha visto claro desde la salida, cuando la rueda trasera patina así es que no tiene agarre, es como si tuviera treinta vueltas y era nueva", se quejaba el madrileño, que desde ese momento supo que le tocaba remar y nada más. Sus tiempos por vuelta eran pobres respecto al sábado y se le escapaban al mismo tiempo el grupo de cabeza y el campeonato. Sufrió muchísimo para terminar décimo, porque en ningún momento pudo darle la vuelta a la situación. "Pensaba que la goma iría bien, pero al apretar un poco no tenía agarre, no podía parar la moto, es una vergüenza pilotar así. Estaba frustrado, no era mi culpa, demostré en la Sprint que tenía ritmo y una goma así es una vergüenza", continuaba Martín en DAZN.

Estaba dolido porque la desventaja se le ha disparado hasta los 21 puntos cuando sólo quedan 37 en juego. Y eso que Di Giannantonio le echó una mano enorme al ganar la carrera en el que puede ser su penúltimo fin de semana en MotoGP. El italiano de Gresini ganó su primera carrera en la categoría reina, ahora que sabe que no tiene hueco para el próximo curso. Su lugar lo va a ocupar Marc Márquez en 2024 y Honda no ha pensado en él para sentarse en la Honda oficial que deja el de Cervera. Así que es casi un desempleado, que quiso reivindicarse con un triunfo por delante del jefe de filas y vigente campeón del mundo. Le ganó bien, esperando su momento y atacando en las tres últimas vueltas. Bagnaia sumaba cinco puntos menos, pero esos 21 de margen son un caramelo para llegar a Valencia, donde seguramente hará frío y la tensión será alta.

Martín no quiere tirar la toalla, pero estalló por lo que, a su juicio, le había pasado con el neumático. "Me frustra mucho, pero no me han ganado en pista, me han ganado fuera. El nivel de los neumáticos tiene que subir mucho, no se puede decidir un Mundial por un neumático que no funciona. Y qué casualidad que le ha tocado a uno de los contendientes, todos los demás iban bien en cuanto a gomas. Lo voy a intentar hasta el final pero no hubiese llegado así a Valencia de no ser por esto. Me da pena después de un año peleando y exigiéndome al máximo, y creo que se ha definido mucho quién ganará este campeonato", explicaba el del equipo Pramac, que no quiere ver conspiraciones. "No creo que haya sido a propósito, ni ellos entienden por qué pasa, pero pasa y estoy peleando por un título y se ha decidido gran parte del Mundial. Espero que mejoren para que no le pase a nadie más", terminaba tratando de bajar sus pulsaciones.

En el Sprint de Cheste puede ser campeón Bagnaia si le saca cuatro puntos a su rival, pero Jorge llega a una pista pequeña y estrecha que le gusta y donde ha hecho las dos últimas "poles". Ahora está enfadado, pero de aquí al viernes tiene que limpiar la cabeza y darse una última oportunidad.