MENÚ
sábado 22 septiembre 2018
05:41
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Bruno Hortelano despega

Dominó la semifinal de 200 con autoridad. «He hecho un buen trabajo y he reservado fuerzas», dijo. Su duelo hoy con Guliyev en la final, uno de los momentos del Europeo

  • Bruno Hortelano alcanzó la final de los 200 como ganador de su serie con un tiempo de 20.29
    Bruno Hortelano alcanzó la final de los 200 como ganador de su serie con un tiempo de 20.29

Tiempo de lectura 4 min.

09 de agosto de 2018. 01:48h

Comentada
Mariano Ruiz Díez 9/8/2018

ETIQUETAS

Con 92 años, Isabel, la abuela de Bruno Hortelano presenció en el Estadio Olímpico de Berlín la exhibición de su nieto camino de la final del 200 de los Europeos. Estaba en la grada al lado de los padres de la estrella del atletismo español. Ya estuvo en Río y hoy (21:00, Teledeporte) asistirá a una de las grandes citas de los campeonatos: el duelo entre Bruno Hortelano y Roman Guliyev. El campeón de Europa en Ámsterdam ante el campeón del mundo en Londres 2017. El oro frente a la plata continental de 2016. El español frente al turco, la pelea entre los dos mejores velocistas europeos del momento.

Guliyev manejó su serie, la primera, con la autoridad que dan una mejor marca por debajo de los 20 segundos (19.90), ser el sub'20 que más rápido ha corrido el 200 en la historia, sólo por detrás de un tal Bolt, y un sueño: mejorar el récord europeo de Pietro Mennea (19.72 hace 39 años). La respuesta de Bruno Hortelano al desafío fue sobresaliente. Desde la calle 4 voló en la salida, sintió que dominaba la carrera en la curva y se permitió el lujo de regular en los últimos 80 metros. Nadie le inquietó. «He estado muy sereno, muy tranquilo, en paz, con confianza», confesó a Teledeporte minutos después de sellar el pase a la final. Lo hizo con una marca de 20.29 y una sensación de autoridad ante tipos que han corrido mucho en la distancia como el holandés Churandy Martina o el británico Gemili. «He hecho lo que tenía que hacer. He hecho un buen trabajo y he corrido como lo tenía planificado con mi entrenador, pero esto no ha hecho más que empezar», comentó. Y pensando en que sólo era el principio, Hortelano se reservó en el segundo tramo: «He hecho una buena salida que me ha permitido reservar al final y eso me puede servir para mañana».

En su primera gran competición internacional después de su terrible accidente, él y su mano derecha habían soñado con una carrera como la de ayer. No sólo eso. También ha imaginado la final. «Cuando estaba en el hospital ya pensaba en este momento», dijo antes de irse en busca del fisioterapeuta, de darse un baño de hielo y de descansar para que hoy caiga su segundo título continental. «Puedo soñar con el oro, prometo que lo daré todo», relataba emocionado.

Sólo Husillos

En otro de los nuevos terrenos en los que se ha adentrado el atletismo español, el 400, sólo Óscar Husillos estuvo a la altura de las expectativas. Y lo estuvo por su clasificación para la final, no por el tiempo (45.17, a casi medio segundo de su mejor marca) y por las sensaciones que transmitió en la vuelta al estadio. El palentino fue el único de los tres españoles que se coló entre los ocho mejores. Lucas Bua fue sexto en su serie (45.48) y Samuel García, séptimo (45.87).

Husillos no ha confirmado en la primavera y el verano el marcón (44.93) que logró en los Mundiales de Birmingham y que sólo estropeó una mala pisada en la curva. Fue segundo en su serie, pero el tiempo fue el peor de todos los finalistas. «Voy a luchar por todo», afirmó. Esa declaración conlleva que debe acercarse o mejorar su mejor marca (44.73). Y es que cuatro finalistas bajaron de los 45 segundos. El británico Hudson-Smith es el gran favorito. Hizo 44.87 sin forzar y el histórico récord europeo de Thomas Schonlebe (44.33 en 1987) podría estar seriamente amenazado. Además están los hermanos Borlée y el noruego Warholm. El podio está carísimo.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs