Deportes

Messi y Luis Suárez ridiculizan a un excompañero del Barcelona

El uruguayo apoyó en redes sociales al argentino

Leo Messi jugará el sábado con Argentina la final de la Copa América contra Brasil y Neymar.
Leo Messi jugará el sábado con Argentina la final de la Copa América contra Brasil y Neymar.HENRY ROMEROREUTERS

La semifinal de la Copa América que disputaron Argentina y Colombia dejó un momento sorprendente protagonizado por Leo Messi en la tanda de penaltis. Cuando el portero argentino Emiliano Martínez detuvo el lanzamiento al central Yerry Mina, exjugador del Barcelona, Messi se mofó de él y su gesto fue captado por las cámaras de televisión. “Baila ahora, baila”, gritó Messi a Mina.

El colombiano acostumbra a celebrar con un baile sus goles y así lo hizo cuando marcó su gol en la tanda de penaltis contra Uruguay en cuartos de final. Messi le recriminó de manera pública ese gesto a su excompañero en el Barcelona cuando falló contra Argentina. El desencuentro entre Messi y Mina ha llegado a tal punto que el argentino ha dejado de seguir al colombiano en Instagram. Comenzó a seguirlo cuando Yerry Mina fichó por el Barcelona y su ‘relación’ en las redes sociales terminó después de la semifinal en la Copa América.

El gesto de Messi fue aplaudido a través de Instagram por su amigo y excompañero Luis Suárez. “Buena, chava, felicitaciones, Ahora sí, que baile”, escribió Suárez, que sustituyó la palabra baile por dos emoticones. También acompañó el mensaje de varias caras riéndose.

Respuesta de Luis Suárez al mensaje que publicó Leo Messi en Instagram después de eliminar a Colombia. FOTO: Instagram

Aparentemente, la relación entre Messi y Yerry Mina fue buena cuando coincidieron en el Barcelona. Así habló el colombiano de su primera impresión cuando conoció al argentino: “Para mí es especial estar con Messi. La primera impresión es la humildad. Estaba sentado en el banco y fue muy especial para mí cuando se acercó, se me erizó la piel. Siempre he sido hincha del Barcelona”. Ahora, la situación parece que ha cambiado. Al menos para Messi.